Archivo

Lithium

Porque en el jazz, no todo está dicho, existe Lithium. 3 jóvenes creadores nacidos y residentes en Finlandia, y un guitarrista portugués con proyección internacional. Al frente de Lithium se halla el pianista y compositor Alexi Tuomarila, intérprete de amplio espectro y cumplida experiencia junto a, entre otros, el trompetista Tomasz Stanko, figura señera del jazz “made in Europe”.

A su lado, sus compatriotas, Jonne Taavitsainen, batería,yJoonas Tuuri, contrabajo y, a modo de perpetuo “invitado especial”, el portuense André Fernandes, aportando el poso de la experiencia acumulada junto a Lee Konitz, Mário Laginha, Perico Sambeat, Avishai Cohen o Jorge Rossy. En otoño de 2018, Lithium publicaron su primer álbum, “Red”: una cumplida muestra del mejor y más innovativo jazz con denominación de origen. “Lithium es el producto de la colaboración entre 4 músicos y compositores talentosos que combina determinación, juventud, energía, pasión y años de experiencia juntos” (All About Jazz). Porque el jazz es, hoy, un idioma universal, existe Lithium.

Cromática Pistona

El nombre no dice nada, y lo dice todo. Cromática Pistona mezclan cuanto les sale al paso, luego lo agitan, y de ahí sale un repertorio plurinacional (canciones en castellano, inglés, francés e italiano) en el que se dan cita la música de guateque teñida de melancolía y miradas de soslayo, y el cancionero canalla de los cantantes italianos de moda en la década de los cincuenta; el swing y boogie, el jazz manouche y la música lounge… prima el joie de vivre, las ganas de pasárselo bien sin mirar a quién… con esto, que un concierto de Cromática Pistona es lo más parecido a un brindis por los viejos, buenos tiempos: nada más actual que eso. Lo vintage y la contemporaneidad caminan de la mano en la música de la banda que lidera la carismática Errukine.

Bakin Blues Band

Por fuera, una banda de blues. “En realidad”, se nos dice, “Bakin Blues Band es una familia”. La integran cuatro músicos gallegos de amplio currículo: Francisco Sanz (bajo), David “Tato” Vázquez (guitarra), Ale Casquero (piano) y Javier Turnes (voz y guitarra). La Bakin Blues Band comenzó su andadura en el año 2008 en el más improbable de los escenarios: la Costa da Morte. “Empezamos a hacer unas jams en algunos garitos de por allí”, recuerda Javier Turnes, “y la cosa fue creciendo, y creciendo…” desde entonces, la Bakin Blues Band ha actuado por toda Galicia y Portugal y en la práctica totalidad de los festivales dedicados al género en suelo español. Con una particularidad: lo que empezó siendo un cuarteto ha terminado en una banda de formato variable, con la inclusión de, entre otros, Schilberto Carvalho (saxo), Rafa ‘Mississippi’ (armónica), Pablo Bárez (batería), profesor de la Escuela de Blues de Madrid y batería habitual de la escena blusera madrileña. Es así que la banda compostelana ha compartido escenario con algunas estrellas del género, tales como Marcos Coll, Xulián Freire, Barbara Lynn, Bonney Fields, Tonky de la Peña, Little Mike & The Tornadoes y Steve Krasse entre otros. El pasado año, celebraron su décimo aniversario con un espectáculo, “Ten long years”, “un capricho que pretendía presentar toda esa experiencia, todos esos encuentros, toda esa alegría del blues”, aclaran sus integrantes. Bakin Blues reivindica el legado de Muddy Waters, Son House y Leadbelly a través de un directo contundente. El oyente tiene la sensación de hallarse en un club del South Side de Chicago. Para Javier Turnes, esa es la magia del blues, “una sensación antes que un estilo”.

El «Bola», Colina y Bandolero

Por un lado, Javier Colina, navarro, residente en Madrid, contrabajista de fuste, artista integral, políglota, jazzista de corazón, flamenco por voca – ción. Un genio en lo suyo. Por el otro, dos “nuevos flamencos” nacidos y residentes en la Villa y Corte: Agustín Carbonell, “El Bola”, tocaor, sobrino nieto de Sabicas, considerado un revo – lucionario de su instrumento, de Lavapiés, y a mucha honra; y José Manuel Ruiz Motos, “Bandolero”, cajonero de postín, con amplia experiencia en ambos campos, del jazz y el flamenco (Dave Holland, Pepe Habichuela, Jorge Pardo…). Tres ases para un trío sin líder, pero con historia. “El Bola y yo nos conocimos hace 25 años”, recuerda el contrabajista. Por donde, el navarro fue poco menos que adoptado por quie – nes, en tiempos como aquellos, andaban a la búsqueda de un flamenco diferente… “yo, claro, había escuchado a Paco y a Camarón, de hecho, me los sabía de memoria. Pero no fue hasta que vine a Madrid y conocí a El Bola, a Paquete y tantos otros, que entendí que tenía que aprender toda una cultura, y no solo tocar falsetas y ritmos». Una idea que, hoy, transmite a sus alumnos del instrumento. “Yo les digo: ¿quieres aprender flamenco?. Vente 15 días pa’ Jerez, y vas a aprender mucho más flamenco que escuchando la discografía completa de Paco (de Lucía)”.

Sugar Drops

Su voz atrapa a la primera escucha. Desirée Diouf, hija de senegalés e italiana, cantante porque el mundo la hizo así, se ve a sí misma en el espejo de las grandes voces negras de la historia, de Aretha Franklin a Billie Holiday, Etta James, Nina Simone o Tina Turner. Su música es un reflejo de todo ello, una mezcla convincente y cohesionada de soul, jazz, funk y reggae con un toque afrobeat. Sonidos antiguos a la medida de las nuevas audiencias: “african roots with an “it” flavour”. Desirée Diouf sabe dar a su audiencia lo que se le pide sin perder un ápice de autenticidad. Y es que la italo-senegalesa es mucho más que una replicante: una cantante de genio y tronío. Diouf tiene su modo de decir que es suyo y de nadie más, y eso le ha servido para convertirse en una de las cantantes de moda en Barcelona, ciudad en la que reside desde hace una década. Y, para dar prueba de ellos, sus numerosas apariciones junto a The Black Barbies y, como lideresa, con The Solution.

AP Big Bad Plays Radiohead

Radiohead es una banda de culto difícil de clasificar que ha dejado una huella profunda en toda una generación. Desde hace casi tres décadas siguen revolucionando el panorama musical contemporáneo oscilando con mucha astucia y sensibilidad entre la experimentación y lo clásico. Somos legión los que les hemos seguido desde los inicios, cuyos temas están instalados en nuestra banda sonora cotidiana. La pregunta es: ¿te gustaría volver a escuchar a Radiohead por primera vez? Para celebrar el debut discográfico de la mítica banda británica, la prestigiosa formación AP Big Band quiere compartir contigo su particular y personal visión de la banda, empleando todas las posibilidades del lenguaje jazzístico, la música electrónica e incluso el hip-hop. El 9 de mayo, 18 músicos se subirán de nuevo a las tablas de uno de los escenarios más céntricos de la capital. Cada cosa está en su sitio. Y ese sitio es la sala 0.

La vibrante energía de la era del swing se mezcla con la elegancia en The Swinging Flamingos, que buscan trasladar a un formato reducido la esencia de las grandes big bands norteamericanas. De ello se encargan Álex Salgueiro al órgano hammond, Antonio Otero a la voz y saxo tenor y Chus Pazos a la batería. Este excelente combo de músicos es un claro ejemplo del alto nivel musical que hay en Galicia. Su propuesta musical hace que Fats Waller y Louis Armstrong vayan de la mano de Count Basie y Frank Sinatra. Este es sin duda uno de los proyectos que más representa la esencia musical de la época dorada de la música swing. Lánzate a la pista de baile, déjate llevar, y disfruta de un espectáculo lleno de energía, swing, y buen humor, que hará que te olvides de todo y disfrutes como si estuvieses en los años 30.

Miguel Zenon

Su último disco, el onceavo de su carrera como líder, lleva por título “Yo soy la tradición”. Su contenido: 8 piezas para sa – xofón y cuarteto de cuerdas, todas originales. En él, Zenón recurre a la tradición, viaja a los orígenes -Bartók, Janá ek, Shostakovich..para modelar un lenguaje específico en el que el jazz y la música de concierto se entremezclan con los ritmos boricuas con total naturalidad. El resultado es una música sin etiquetas ni fisuras que atrapa al oyente sin poder remediarlo. Junto al saxofonista, el inquieto e inquietante Spektral Quartet, de Chicago. El disco, se nos dice, ha sido comisionado por el David and Reva Logan Cen – ter for the Arts y el Hyde Park Jazz Festival chicagüense. El dato es importante. La cosa, que la música de Zenón acerca los extremos, tiende puentes ente los distintos, los aromas de su tierra natal y el lenguaje de los clásicos, la (pos)modernidad europeizante y la improvisa – ción del jazz… bien es cierto que la carrera discográfica del saxofonista y sus actua – ciones regulares en los clubes y festivales de jazz parecen obedecer a criterios distintos, y aún divergentes, lo que, por otra parte, resulta perfecta – mente coherente. Sobre el escenario, el improvisador a quien Charlie Parker le robó un día el corazón; en el estudio de grabación, el compositor de altas miras viajando de una galaxia sonora a la siguiente. Y, entre una cosa y otra, su cuarteto, con el que nos visita este año. Sin olvidarse de su intensa actividad como solista junto a SFJAZZ Collective, Charlie Haden, David Sánchez, Danilo Pérez, Fred Hersch y el recientemente fallecido genio del jazz y la música latina Jerry González, a quién unía una relación de amistad y mutua admiración.

Kamasi Washington

Hay quien opina que Kamasi Washington, saxofonista y compositor nacido en 1981 En la ciudad de Los Angeles, ha venido al mundo para rescatar el jazz del marasmo y, como prueba, su nuevo disco, “Heaven & earth” editado por Young Turks (el mismo sello de FKA twigs o Sampha). 144 minutos apasionantes/abrumadores de música divididos en 2 bloques temáticos: “Earth”, conteniendo el repertorio más Funky/festivo, y “Heaven”, con las piezas más intimistas. “La nueva epopeya del saxofonista”, escribe Silvio Essinger, “es una reelaboración de buena parte de lo que el jazz produjo de mejor entre los años 1950 y 1970 con una sensibilidad contemporánea”. Y es que, bajo la sotana de Kamasi, más allá de su elocuencia formidable, existe una mano rectora que pone orden y administra tiempos. “La cuestión”, asegura el saxofonista, “es mantener siempre los pies en el suelo”.

Kamasi Washington encarna como nadie los valores y contradicciones del jazz en el nuevo milenio. Es explosivo y etéreo, místico y mundano, cielo y tierra, aire y fuego… su visión de la música, y de la vida, es de largo alcance. “A veces se me recrimina que haya metido en un mismo espacio una orquesta sinfónica, un rapero, un coro y un conjunto de jazz… la pregunta es: ¿por qué no habría de hacerlo?”. Si algo está claro, es que el líder espiritual del jazz en el Siglo XXI no le tiene miedo a nada. “Los límites se los pone uno mismo”, ha declarado el saxofonista. “Es momento de devolver a la música de jazz su épica”. Lo importante: que con K.W., el jazz ha dejado de ser la música solo al alcance de unos pocos privilegiados para convertirse en flor de juventud, divino tesoro. “No sé lo que significa la palabra “jazz” en este momento”, ha declarado el susodicho, “pero tengo que buscar mi propia definición”. En ello está

Big Menu

Son 2 barceloneses -El batería José Benítez y el guitarrista Enric Peinado- y un algecireño, el bajista Pedro Campos (con un álbum y un vinyl DJ set 80´s a su nombre). Para el trío Big Menu, radicado en la Ciudad Condal, es muy importante saber con quién te juntas a la hora de hacer hip-hop: “en el hip-hop, como en cualquier cosa, no vale todo”, apuntan sus integrantes. Más, teniendo en cuenta que el sonido del Big Menu se nutre básicamente de las aportaciones de los artistas invitados a acompañarles, o viceversa. La lista es larga, desde el rapero mallorquín Rels B hasta KiNK, el maestro búlgaro del house, pasando por el hispano argentino MC Dano (Danilo Amerise Díaz), el rapero Nas, hijo del trompetista de jazz Olu Dara, y Kyne, la cantante de R&B afincada en Barcelona. Tal y como puede leerse en las hojas de promoción del trío, “Big Menu combina a la perfección guitarras “jazzy” y suaves líneas de bajo sobre unas bases granuladas y lúdicas al mismo tiempo”. Jazz, funk, soul, electrónica y hip-hop convergen en un común denominador: la vocación de universalidad que caracteriza a la música de Big Menu más allá de las limitaciones de género. En el haber del trío, un número considerable de álbumes y vídeos de inspiración electrónica y un flow acústico característico, lo que les ha llevado a ser comparados con los filadelfianos The Roots: palabras mayores. José Benítez: “lo que nos diferencia es que somos músicos, realmente lo somos. Todo el tema autodidacta lo valoramos muchísimo, pero pienso que en la escena del hip hop siempre han hecho mucha falta músicos de verdad que entiendan la música desde dentro”. El trío estelar del hip hop underground made in Spain actuó en el último Sonar acompañados por Dano, Escandaloso Xpósito, Kyne, Juli Giuliani y Killtime -“fue una experiencia brutal, o sea, aprendimos mogollón” (Benítez)-, antes de embarcarse en una larga y fructífera gira de fin de año por Latinoamérica acompañando a la argentina Nathy Peluso, de la que existe memoria fotográfica en la cuenta del trío en fb: “cuando seamos muy viejitos miraremos las fotos y contaremos muchas batallitas”…

Marian Ledesma

El aficionado lo sabe: para escuchar auténtico blues rural tal y como lo interpretaban los pioneros del género en los albores del Siglo XX, hay que dirigirse inevitablemente a la ciudad de La Coruña. Allí tiene su residencia Marian Ledesma, bonaerense y blueswoman de convicción y corazón. Y es que Marian lo lleva en la sangre. Sus primeros pasos en la profesión, en la ciudad de Buenos Aires, los dio como cantante de blues. Luego, que se vino a la Madre Patria, y tuvo que cambiar de repertorio por el tanto más convencional de las orquestas de baile al uso. Pero ella no se queja: “fue una lección de oficio y humildad que me sacó el quiste del elitismo musical”. Hoy, Marian canta en dos grupos vocales, Spiritual y The Lollipops, en un cuarteto de jazz interpretando la música de Billie Holiday, y con los Hot Chocolates, May-Thai y los Torino Rockets. Su trío junto a los hermanos Tinaquero, Juan, al contrabajo, y Luis, al dobro y el banjo, representa el regreso a sus orígenes como blueswoman. Algo a lo que no son ajenos sus compañeros de escenario, verdaderos especialistas en el género. Sus interpretaciones de “Me and my gin”, de Bessie Smith, grabada originariamente en el año 1926, o “Rollinand tumblin”, de 1929, dada a conocer por Muddy Waters en el año 1950, resultan perfectamente creíbles tanto desde el punto de vista vocal como del instrumental. Escuchar a Marian Ledesma & los Tinaquero Brothers es viajar en el tiempo de manos de la más pura emoción.

Alexey León

Su vida ha sido un constante ir y venir de un continente a otro, y vuelta a empezar. Alexey León, cubano de nacimiento, ruso por educación, y valenciano, porque es ahí donde tiene su casa y a su novia, y su maestro, Perico Sambeat. Saxofonista de raza y tronío, León viaja del jazz a los ritmos cubanos con la naturalidad de quien ha mamado en ambas fuentes del jazz y la música caribeña. Y, cuando no, canta una melodía del folclore ruso -“Zhivopisci”, de Bulat Okudzhava- en recuerdo de sus años en aquel país. Porque Alexey es, ante todo, un intérprete diferente, singular… “Cuba meets Russia” es el título de su primer disco; “Cuban connection”, el del segundo. En él, el saxofonista y compositor viaja a lo largo de los lugares que marcaron su existencia, de Manzanillo, en Cuba, a Moscú, donde reunió su primer quinteto de latin jazz, y la península ibérica, en la que reside actualmente. Atención al grupo que le acompaña, con mayoría de expatriados procedentes de Cuba -Sarduy, Noel, Caramelo- y el barcelonés y ubicuo Marc Miralta, a la batería.

Yadira Ferrer

 

Nació en la localidad de Holguín, Cuba; estudio música en el Instituto Superior de Arte de la Habana; vive en Barcelona… Yadira Ferrer, cubana y barcelonesa, tiene todo lo que hay que tener para convertirse en la nueva Gran Voz de Cuba, la heredera legítima de la gran Celia Cruz. La suya es una voz que arrebata, llena de cubanía y sabor, de donaire y “filin”. Y, como muestra, su versión difícilmente superable del clásico “Lágrimas negras”. Ella no lo niega: su pasión son los boleros, tanto los cubanos como los mexicanos. Yadira los canta al viejo estilo, apasionadamente, viviendo cada palabra que sale de su boca como si le fuera la vida en ello. Además, es algo más que una pianista de circunstancias. Con esto, que Yadira lo tiene todo.

Leo Genovese Trío

Leo Genovese

Leo Genovese – Piano
Demian Cabaud – Contrabajo
Francisco Mela – Batería

A pesar de ser un verdadero portento, el pianista argentino Leo Genovese se tomó su tiempo para registrar su primera grabación como líder. Por el camino abandonó unos estudios de contabilidad que, evidentemente, no encajaban con su enorme personalidad musical: “A los números les faltaba un poco de swing” recordaría refiriéndose a aquella etapa.

Su trampolín de despegue le llegó cuando, sólo unos meses antes de haber sido decretado el Corralito en su país, iniciaba una nueva vida al disfrutar de una beca en la prestigiosa Berklee College of Music. Allí encontró en la contrabajista y cantante Esperanza Spalding el apoyo y la empatía de un alma gemela. Sus carreras se beneficiaron y complementaron mutuamente y, de hecho, Genovese es desde 2005 su pianista. Con ella entra por fin por la puerta grande que merecía con todo derecho, y comparte escenario con talentos como Joe Lovano o los mismísimos Wayne Shorter y Herbie Hancock. Pocos pianistas pueden subirse a un escenario con Hancock sin experimentar un considerable temblor de piernas. Viniendo de una pequeña población como Venado Tuerto, el mérito es aún mayor y certifica el peso en quilates musicales de Genovese.

Su inquietud y afán de exploración de las posibilidades que el jazz puede brindar a la música es sin duda uno de los valores que, junto a su aplastante técnica y desbordante imaginación sobre las teclas, le permitieron llegar… aunque quizá su camino no ha hecho más que comenzar. Te asombrará lo que es capaz de hacer con un formato tan canónico como el trío clásico de piano, contrabajo y batería… ¡y mucho ojo con sus acompañantes!

Miércoles 1 de Junio – Jimmy Glass – Valencia

Sekou Kouyate

Sekou Kouyate

Sekou Kouyate – Kora y voz
Henrik West – Bajo eléctrico y voz
Francis Kweku Osei – Batería y voz

Seguramente no serías capaz de nombrar un solo intérprete de kora si alguien te preguntase a quemarropa. Con la misma seguridad tu respuesta sería ¿qué es kora? No te preocupes: estamos aquí para desvelártelo. Se trata de un instrumento de cuerda de origen africano y que consiste básicamente en una calabaza convertida en caja de resonancia a la que se acopla un mástil similar al de la guitarra. Como supondrás se emplea normalmente en la interpretación de música tradicional, pero Sekou Kouyat ha venido al mundo para ser la heroica excepción.

Nacido en Guinea Conakry y miembro de una familia de tradición musical, Sekou le sugirió a su padre cuando tan sólo tenía doce años que adaptase pedales y efectos a su kora. Nacía entonces una versión eléctrica y moderna del instrumento con la que el joven, todo un virtuoso, podía dar rienda suelta a su concepción de la fusión musical. Por desgracia los talentos africanos que llegan a desarrollar una carrera internacional se cuentan con los dedos de una mano. Richard Bona, cuya música entusiasma a nuestro protagonista, es uno de ellos. Lo cierto es que puede hablarse de un paralelismo entre los casos de Bona y el de Kouyat. Su paso por el Womad y sus giras europeas han llamado poderosamente la atención de la crítica especializada, que no ha dudado en calificarle como el Jimmy Hendrix del kora.

Con una potentísima y contagiosa base rítmica africana, Kouyat se pasea con maestría por el funk, el soul, el reggae, el pop africano, el rock… en un ensamblaje que se meterá bajo tu piel desde el primer segundo. Te quedarás pasmado viendo cómo Kouyat entra en trance en una comunión con su instrumento que sólo está reservada a los verdaderos monstruos de la improvisación. Deja a un lado tus prejuicios y tus preferencias estilísticas y muévete al compás de un embajador contemporáneo del continente en el que el ritmo tiene sus fuentes.

Jueves 2 Junio – Café Berlín (Madrid)

Viernes 3 Junio – Bilbaina Jazz Club (Sala BBK) (Bilbao)

Sábado 4 Junio – Jamboree (Barcelona)

Ernie Watts

Ernie Watts

Ernie Watts – Saxofón
Christof Saenger – Piano
Rudi Engel – Contrabajo
Tobias Schirmer – Batería

 Aunque tú no lo sepas, seas un gran aficionado al jazz o no, seguramente hayas escuchado a Ernie Watts tocando el saxo. ¿Acaso no has bailado con Let’s get it on de Marvin Gaye? ¿Frank Zappa, Aretha Franklin, Rolling Stones, Steely Dan, Carole King, Gilberto Gil…? ¿Tampoco los has escuchado? ¿No has visto películas como El color Púrpura, Los Cazafantasmas, Tootsie…?

No se trata de que el gran Ernie tenga el don de la ubicuidad, pero casi. La razón de que se le pueda escuchar junto a tantos grandes y en registros y estilos tan diferentes no es otra que su desbordante talento. A los 16 ya tocaba como solista en la Orquesta Sinfónica de Delaware, donde se crió y transcurrió su primera formación antes de disfrutar una beca Downbeat en la Berklee College of Music de Boston. Allí conoció y se incorporó a las filas del gran e inimitable baterista Buddy Rich. ¿Tampoco te suena? ¿Y Thelonious Monk, Freddie Hubbard, Quincy Jones, Dizzy Gillespie, Pat Metheny, Kenny Burrell…? A la chita callando Watts cuenta ya con dos Grammy y más de quinientas grabaciones a sus espaldas.

Junto a su discografía como líder -que desde 2004 graba en su propio sello Flying Dolphin-, es obligado subrayar la huella que dejó en el Quartet West del desaparecido Charlie Haden. Con él grabó siete discos memorables en los que da cuenta de su versatilidad: Watts es un gran baladista, un ágil malabarista del be bop y un sutil melodista heredero del mejor sonido de la época dorada del jazz. El ciclo 1906 te ofrece celebrar con él sus bodas de oro con el saxofón. Después de escucharle comprenderás de una vez por todas que sí eres un gran aficionado al jazz. No tendrás excusa…

Lunes 16 Mayo – Jimmy Glass, Valencia

The Jorge Rossy Vibes Quintet

Jorge Rossy

Jorge Rossy – Vibráfono
Mark Turner – Saxofón tenor
Doug Weiss – Contrabajo
Jaume Llombart – Guitarra
Al Foster – Batería

Érase una vez un rey que quiso conocer hasta la última almena de su castillo y por ello no dudó en levantarse de su trono. Amodorrarse en los laureles es cosa de cortos y perezosos… y Jorge Rossy bien podría haberlo hecho después de haber sido durante diez años el baterista del mejor trío de piano en activo: nada más y nada menos que el de Brad Mehldau.

Dejar esas mieles no debió ser fácil, pero Rossy lo tenía muy claro, y es que no estamos hablando de un baterista al uso, sino de un músico polifacético e inquieto como pocos. De hecho, antes de haberse sentado a la batería para tocar con grandes como Danilo Pérez, Paquito de Rivera, Joshua Redman etc ya se había familiarizado con la trompeta, instrumento que le llevaría a estudiar en Berklee. Tras dejar el trío de Mehldau centró su actividad en la composición y en el piano, y ahora nos sorprende con sus extraordinarias facultades como vibrafonista. Por supuesto no ha abandonado la batería… pero cuando es otro el que debe ocupar su lugar con las baquetas, Rossy sabe a quién confiar esa misión: al mismísimo Al Foster, infalible mano derecha de Miles Davis durante años. En su atípico quinteto brilla además Mark Turner, uno de los saxofonistas más singulares y cautivadores que ha parido la madre Música.

Jueves 19 Mayo – Café Berlín (Madrid)

Viernes 20 Mayo – Jazz Filloa (A Coruña)

Sábado 21 Mayo – Dado Dada (Santiago de Compostela)

Domingo 22 Mayo – Café Latino (Ourense)

Jueves 26 Mayo – Bilbaina Jazz Club (sala La Bodega) (Bilbao)

Mark Guiliana

Mark Guiliana

Mark Guiliana quizá prefiriese no haber tenido el honor de haber sido el último baterista al que llamó David Bowie para grabar con él, pero Black Star es ya Historia de la Música y da buena cuenta de la inquietud del genio londinense a la hora de rodearse de los nombres más representativos y sorprendentes del jazz actual.

Otro tanto puede decirse de otro iluminado, afortunadamente entre nosotros, que no dudó en formar un dúo con el baterista de New Jersey cuando quiso explorar nuevas posibilidades musicales. Nos referimos a Brad Mehldau y a su refrescante Mehliana, una formación reducida con la que el pianista se aleja hasta las antípodas de su excelso trío clásico y en la que Guiliana es el contrapunto perfecto para la imaginación de su compañero. No menos sembrado fue el paso de Guiliana por el trío de Avishai Cohen quien, junto al pianista Shai Maestro, formó una de las secciones rítmicas más espectaculares y ensambladas que se recuerden.

La nómina de grandes que han reclamado los servicios de nuestro protagonista no se queda ahí, pero es el momento de preguntarnos qué tiene Guiliana para dejar con la boca abierta a músicos de todos los estilos. A veces las palabras se quedan cortas para describir sensaciones que nos desbordan cuando las vivimos. Es igual el género de música que te guste: en menos de un minuto comprenderás que Guiliana es único en lo que hace, único en inventar ritmos y en conjugarlos como un prestidigitador, único en multiplicar las dificultades por el puro placer del juego, único en bucear en la música para transmitir su energía al público.

La penúltima de sus seis grabaciones como líder se titula My life starts now. Si creías que ya estaba todo dicho en lo relativo a la batería, comprenderás que tu vida empezará de nuevo en el momento en que le escuches por primera vez.

 

Ton Risco Trío

Ton Risco Trio - VIII Ciclo 1906 Jazz

Ton Risco – Vibráfono
Álex Salgueiro – Hammond
Naíma Acuña – Batería

Corría el año 30 y Lionel Hampton, acuciado por Louis Armstrong, se convertía en el primer vibrafonista en grabar una improvisación con su instrumento en una sesión de jazz. Del estilo desarrollado por Hampton, impregnado por el swing de las big bands y las salas de baile, otras manos como las de Milt Jackson, Bobby Hutcherson, Gary Burton o Stefon Harris se ocuparon posteriormente de ir recogiendo ese testigo.

Sin embargo, la nómina de vibrafonistas dedicados al jazz sigue siendo ínfima en la actualidad. Formado en percusión clásica y vibráfono de jazz en Galicia, Holanda y Nueva York, el enorme talento de Ton Risco, su perfecto entendimiento de los clásicos, su habilidad para el blues y su gusto como compositor, llamó la atención a mediados de la década pasada al unir sus fuerzas con el pianista Jacobo de Miguel, con el que grabó el espléndido Dúo (2007).

A ésta le seguiría Impronunciable (2013) grabación como líder de un quinteto entregado a la sonoridad de la era del hard bop y en el que Risco dejaba constancia de la gran altura de su vuelo. El ciclo 1906 se complace de tenerle ahora en formación de trío junto a otros dos jóvenes talentos con los que disfrutarás del timbre y de las posibilidades de ese gran desconocido, el vibráfono, en manos de todo un maestro.

Miércoles 10 junio – Bla Bla Café (Ferrol)

Jueves 11 junio – Danny´s Jazz (Oviedo)

Pablo Seoane Trio

Pablo Seoane Trío - VIII Ciclo 1906 Jazz

Pablo Seoane – Piano
José Manuel Díaz – Contrabajo
LAR Legido – Batería

A principios de la década pasada, el ferrolano Pablo Seoane irrumpía en la escena jazzística gallega sorprendiendo a propios y extraños. En poco tiempo era dueño de una abrumadora y sólida lectura del piano clásico de jazz, con una gran habilidad para el blues y una capacidad insólita para bopear.

Su única formación jazzística en aquel momento consistía en su paso por el Seminario Permanente de Jazz de Pontevedra. A medida que la década alcanza su ecuador, la musicalidad de Seoane comienza a inclinarse poderosamente hacia formas más libres. «Falou» (2006), su segunda grabación como líder, ya apuntaba que, a través de Monk como puerta de entrada, su concepción musical estaba a punto de experimentar una enorme apertura.

En 2010 registra «Sar», 40 con su trío Lupercal, poniendo sobre el tapete una primera y valiente aproximación al free jazz que consolida definitivamente con «Inópia» (2014). En ambos trabajos cuenta con la inestimable colaboración del baterista L.A.R Legido -conocido por el público jazzístico por formar parte del trío Sumrrá-, con el que alcanza una poderosa química, especialmente en directo. La inquietud de Seoane por afianzarse en nuevos territorios le lleva a colaborar con Gabriela Acosta, con la que graba «Abisal»; a formar TRIPO, trío de improvisación libre con el que registra «Pronto acabará el sufrimiento», y a publicar también «La bámbola malata», ópera bufa de corte free en colaboración con Legido y con la cantante Lúa Gándara.

Miércoles 3 Junio – Bla Bla Café (Ferrol)

Jueves 4 Junio – Danny´s Jazz (Oviedo)

Viernes 5 Junio – Xancarajazz (Vigo)

Christian McBride Trio

Pablo Seoane Trío - VIII Ciclo 1906 Jazz

Christian McBride – Contrabajo
Christian Sands – Piano
Ulysses Owens – Batería

Christian Mc Bride está llamado a ser el sucesor de Ron Carter en el don de la omnipresencia. Ya ha pasado de largo el número de 300 colaboraciones como sidemen en una discografía que incluye a lo mejor de lo mejor del jazz de todos los tiempos: Freddie Hubbard, Sonny Rollins, McCoy Tyner, Hank Jones, Pat Metheny, Chick Corea, Herbie Hancock, Michael Brecker y un larguísimo etcétera. Sus cotizadísimos servicios no se limitan, sin embargo, a la órbita del jazz.

Pocos músicos pueden presumir de haber trabajado como arreglista o bajista para Isaac Hayes, James Brown, Natalie Cole, Sting, Paul McCartney, Carly Simon… La crisis de los cuarenta le pilló haciendo lo que mejor sabe hacer: tocar el contrabajo, un instrumento cuya ampulosidad desaparece en sus manos expertas, creativas y sumamente ágiles y sutiles.

Su febril actividad para otros músicos no le ha robado el sueño de grabar sus propios discos, casi siempre con formaciones muy nutridas y plagadas de acompañantes de altísimo nivel. El último registrado, «Out here» (2013), es la excepción. En su puesta en escena disfrutarás de un jazz clásico, elegante, enmarcado en la tradición y provisto de la mejor arquitectura del trío de piano que puede encontrarse hoy día. La ocasión merece tus mejores galas.

Domingo 31 mayo – Teatro Principal (Santiago de Compostela)

Lunes 1 de junio – Teatro Lara (Madrid)