Todas las entradas de: Laura Ares

ANTONIO LIZANA, EL DUENDE DEL JAZZ

Antonio Lizana Garufa Club 4
Antonio Lizana

Texto y fotos: María Nieto Díaz

¿Quién dijo que el jazz debe mantenerse puro? ¿Quién asegura que el flamenco es un arte aislada? ¿Quién dice que un cantaor no toca el saxo -tenor y soprano- como los mejores maestros? Si alguien lo dijo -y es posible, hay gente muy osada-, Antonio Lizana ha nacido para desmentirlo sin piedad.

Antonio Lizana Garufa Club 4

El Garufa Club recibía al maestro y su banda dentro del Festival MásQueJazz y se preparaba para una noche en la que fusión y arte serían las palabras más repetidas. Lizana arrancaba con “Debí nacer culpable” e inmediatamente se producía la magia. Percusiones con reminiscencias árabes, un saxo tenor auténticamente jazz y una voz que desgrana los palos flamencos con auténtica maestría, así es el directo de Lizana, que comentaba feliz “al venir a Coruña me he reencontrado con muchos amigos, y eso es un lujo”.

Daniel García Diego al piano, Jesús Caparrós al bajo, Shayan Fathi a cargo de la percusión y Maui de Cádiz a los coros y bailes completan una formación heterogénea y llena de duende, sin paliativos y sin vergüenzas.

Antonio Lizana Garufa Club 1

Con la soleá por bulerías “Nos quisimos así” arranca el tercio más flamenco de la noche, con un bailaor desatado y un cantaor absolutamente sublime mano a mano.

Hubo también momento para la reivindicación, con “Frontera”, uno de los grandes temas del último disco del gaditano, que el artista dedicó “a los Mozart y Einstein que habrán nacido al otro lado de la frontera y no han tenido ni el menor margen para elegir”

Antonio Lizana Garufa Club 2

La batería pasa del sonido del cajón flamenco, seco y penetrante, al standard de jazz más delicado en un abrir y cerrar de ojos, y arranca “Respira“, otro de los temas del último disco.

Vamos a tocar ahora “Tú déjate sentir” -explica Lizana – “let you feel yourself por si nos escuchan desde Edimburgo” bromea. Y con este tema da paso a un descanso que remata cuando empieza a sonar el verso “Perdí toda esperanza de librar estas cadenas“.

Antonio Lizana Garufa Club 3

El ejercicio estilístico de piano, grave y melancólico, que arranca el aplauso unánime y emocionado del público consigue convertir la noche en un salto del jazz al flamenco imposible de parar. Hay estilos que confluyen con facilidad en las manos de esta formación.

Sonaron “Destino” – “uno de los grandes éxito en nuestro barrio, que tampoco somos los Rolling Stone, bromeaba Lizana- y “Vengo perdío“, y la banda decidió despedirse con un buen fin de fiesta por bulerías para evitar la mala suerte.

Amarante, la amarga dulzura

Texto y fotografías: Edith Filgueira

Hace unas semanas, en una conversación con un amigo, salió el tema de cómo se mitifican a algunos grupos de música, escritores, periodistas o cualquier persona que adquiere una cierta relevancia por su profesión y de cómo otros muchos suponen un descubrimiento en todos los sentidos -teniendo en cuenta que a uno le interese que detrás de un buen trabajo haya un mejor ser humano-. Pues bien, Rodrigo Amarante -para muchos conocido por ser el creador de la canción insignia de la serie “Narcos”– conjuga lo artístico y lo personal  exageradamente bien.

 

En un momento de confesión se describió como alguien “egoísta” que utiliza las canciones para obtener un beneficio, a modo de autoayuda. Y yo, que no soporto la cantinela de abanderados del género como Paulo Coelho, caí en la trampa de este brasileño de canas incipientes en una barba frondosa pero que no consigue restar protagonismo a la sonrisa que regala cada dos por tres.

En el que era el último concierto de la gira de su primer disco en soltario –“Cavalo”,  2014- se fue la luz justo en la mitad de un tema -es lo que tienen a veces los directos-, y como si nada hubiera sucedido, se arrimó al borde del escenario y continuó cantando sin miedo a la oscuridad, convirtiendo en virtud lo que a otros pondría nerviosos durante unos largos segundos.

Rodrigo Amarante

“Fall Asleep”, una especie de nana que compuso para vencer al insomnio y dejarse llevar por Morfeo sin necesidad de somníferos,  y “I’m Ready”, sobre cuando uno cree que ha llegado a destino y de repente se da cuenta de que todavía le queda camino por recorrer, mostraron a un Amarante amargamente dulce. A sus cuarenta años es capaz de entonar que está listo para el final como quien mantiene la esperanza del principio.

En portugués sonaron otros temas como “Irene” o “Cavalo”, que da nombre al álbum del que ayer por la noche se despidió en el Riquela Club de Santiago de Compostela para, según explicó, empezar a trabajar en un disco nuevo.

Y volviendo al principio, Rodrigo Amarante tiene la consistencia de alguien que lleva bastantes años en el mundo de la música -formó parte del trío Little Joy, entre otros- y la inquietud de quien sabe que le queda mucho por probar. Pero lo que es mejor aún, es una persona agradecida con el público que decide comprar una entrada para compartir un rato con él, ya sea a media luz o a oscuras. En la ONU deberían plantearse hacerle una llamada para que haga de intermediario en los conflictos más retorcidos. Y Woody Allen debería cambiar a Wagner por Amarante, así le entrarían ganas de dejarse invadir en lugar de querer ocupar Polonia.

World Beer Challenge 2016

Premios Estrella Galicia World Beer Challenge 2016

Las cervezas de 1906 consiguieron dos oros y una plata en la edición 2016 del World Beer Challenge, uno de las competiciones más prestigiosas del sector cervecero. En él participan cerca de 500 marcas de todo el mundo.

1906 Red Vintage logró 97 puntos sobre 100 con los que ganó la medalla de oro. El jurado destacó “su carácter único, con sutiles notas de caramelo y café que desembocan en aromas florales que recuerdan al lúpulo”.

1906 Reserva Especial consiguió la medalla de oro con 96 puntos por “su sabor único de intenso amargor y equilibrio con una espuma blanca de alta persistencia que permanece en el vaso durante todo el consumo”.

Una de las incorporaciones más recientes a la familia 1906dark lager 1906 Black Coupage, obtuvo una medalla de plata con 94 puntos sobre 100 destacando de ella “sus aromas tostados y el amargor en boca matizado por sutiles notas ahumadas, amaderadas con recuerdos a regaliz y cacao”.

 

Monde Selection 2016

Estrella Galicia premios

Los premios internacionales Monde Selection 2016 , de la mano del Instituto Internacional de Selecciones de Calidad, han destacado la gama de cervezas 1906. El fruto de la interpretación más personal de los maestros cerveceros de Hijos de Rivera, logra el máximo reconocimiento recibiendo Medallas de Oro en sus productos de referencia 1906 Reserva Especial y 1906 Red Vintage el 30 de mayo en Budapest. Por otro lado, su lanzamiento más reciente, 1906 Black Coupage, se ha alzado con el mayor premio del certamen, el Grand Gold, lo que certifica el grado más alto de Calidad señalado por los expertos que forman parte del jurado en cada edición.

La familia de cervezas 1906 sigue con una trayectoria imparable en lo que a galardones internacionales se refiere. Tanto 1906 Reserva Especial, con mayor recorrido en el mercado, como 1906 Red Vintage y 1906 Black Coupage, que se han incorporado a la familia en los últimos años, han obtenido un sinfín de reconocimientos entre los que destacan especialmente los Monde Selection que han recibido en varias ocasiones, el World Beer Challenge, que siempre señala la gama 1906 entre las mejores cervezas del mundo, o los Superior Taste Awards del  International Taste and Quality Institute de Bruselas, que año tras año le otorgó la máxima puntuación.

El Instituto de Selecciones de Calidad Monde Selection lleva más de 40 años, destacando con su sello, más de 3.000 productos de consumo de 87 nacionalidades con el objetivo de subrayar los esfuerzos de las diferentes marcas por potenciar sus atributos. Es una de las instituciones con mayor trayectoria y prestigio internacional en su compromiso con la Calidad de los productos de consumo. El jurado de estos premios está constituido por importantes chefs del ámbito internacional, miembros de la Academia de la Cocina Francesa y famosos sumilleres de toda Europa.

Manolo Gutiérrez y los besos

A lo largo de ‘Peter Pan’ se dice varias veces que Wendy lleva un beso escondido en la comisura de sus labios. Pues es algo parecido a lo que se esconde detrás de las teclas que Manolo Gutiérrez pulsa. Quizá no sean besos, pero está claro que algo hay. Se trata de una especie de James Matthew Barrie que cuenta sus historias con notas, en lugar de letras, y acordes, en lugar de palabras.

El caso es que el país de Nunca Jamás existe si se busca un poco. Esta noche estaba en el Filloa Jazz Club con Manolo Gutiérrez, al piano,  Tom Warburton, al contrabajo, y Iago Fernández, a la batería. El trío hace buenas migas dentro del escenario pero también fuera de él y la dificilísima conjunción de complicidad y distancia se palpa en cada tema. Complicidad porque se escuchan y se respetan -aquí cabe una mención especial al maestro Gutiérrez que deja lucirse a sus dos acompañantes en cada canción-. Distancia porque ninguno invade el territorio del contrario -algo que puede suceder cuando uno interpreta abstraído en la melodía-.

Manolo Gutiérrez Trío

Al teclista se le nota la experiencia. Para los que sólo lo conozcan por su andadura con el grupo Sumrrá, sepan que pasó por otras formaciones antes, como Jazztá o Sausalito Jazz Band. También lleva años inmerso en el mundo de la docencia en Estudio, Escola de Música -en funcionamiento desde 1987 en Santiago de Compostela- que empezó de forma modesta para, con el tiempo, convertirse en un lugar al que acuden personas de toda la geografía española para bucear en la música.

Creando adeptos más allá de las fronteras del jazz, tocaron composiciones del pianista como ‘Serie B’, ‘Analogía’, ‘Reincidente’ -en la que durante alrededor de dos minutos pulsa las mismas teclas mientras contrabajo y batería parecen protestar- o ‘Bágoas na chuvia’ -de la que se puede decir sin exagerar que es una de las canciones más tristes que el mundo del jazz guarda en su haber-.

Manolo Gutiérrez Trío

Después de otras cuantas piezas -una de ellas tan reciente que está sin bautizar- se despidió con ‘Mala memoria’, por la que afirmó que siente predilección aunque no siempre tiene la oportunidad de traerla al presente-.

Al ir vaciándose el club un hombre le comenta al dueño que Guitiérrez quita el sentido y la que escribe piensa que tal vez la intuición no le fallaba porque lo que mejor hace perder la noción de todo son los besos. Y Manolo Gutiérrez los esconde bajo las teclas. Cada cual que recuerde el que más le haya marcado o incluso aquellos que no ha dado -que esos también se quedan muy adentro-. Esa es la sensación que describe disfrutar en directo de semejante compositor.

Manolo Gutiérrez

Texto y fotografías por Edith Filgueira.

International Beer Challenge 2015

International Beer Challenge 2015

El International Beer Challenge, que se celebra cada año en Londres, ha otorgado a 1906 Reserva Especial una Medalla de Plata y a 1906 Black Coupage una Medalla de Bronce.

The International Beer Challenge (IBC), es un destacado concurso internacional que se celebra desde hace 17 años en la capital británica para valorar y galardonar a las mejores cervezas del mundo.

Un jurado compuesto por más de 30 profesionales experimentados otorga los premios que reconocen la calidad de los productos en 62 categorías diferentes.

En su edición de 2015 otorgó en total 210 medallas de bronce, 122 de plata y 48 de oro.

World Beer Challenge 2015

World Beer Challenge 2015

La gama de cervezas 1906 se consolida como una de las más laureadas en certámenes internacionales. En esta ocasión ha triunfado en el World Beer Challenge 2015, que anualmente otorga los International Brewery Awards.

En estos premios -celebrados en Estoril- la cerveza dark lager 1906 Black Coupage, última incorporación a la familia 1906, ha resultado la gran triunfadora al obtener una Medalla de Oro con la máxima puntuación del concurso, 98 sobre 100, superando a otras 481 marcas de cerveza de todo el mundo que optaban al premio. Esta distinción, otorgada por los mayores expertos del sector a nivel mundial, es un importante reconocimiento a la calidad y el sabor de esta cerveza de reciente lanzamiento que en su cata se caracteriza por “sus aromas tostados, un pronunciado y prolongado amargor en boca matizado por sutiles notas ahumadas, amaderadas con recuerdos a regaliz y cacao”.

Las otras dos cervezas de la familia también protagonizaron el palmarés de esta edición: 1906 Reserva Especial sigue muy de cerca a 1906 Black Coupage con otra medalla de oro y 97 puntos, que premian “su sabor único de intenso amargor y equilibrio con una espuma blanca de alta persistencia que permanece en el vaso durante todo el consumo”. Por su parte, 1906 Red Vintage obtiene una Medalla de Plata con 81 puntos sobre 100, reconociendo “su carácter único, con sutiles notas de caramelo y café que desembocan en aromas florales que recuerdan al lúpulo”.

Estos premios se suman a una ya larga lista de distinciones de prestigio obtenidas por las cervezas de la familia 1906. En los últimos años, las cervezas de la gama acumulan más de 20 premios internacionales incluyendo distinciones en Monde Selection o ITQI. Esta sucesión de premios destaca el trabajo, la cuidada selección de ingredientes y el saber hacer de los maestros cerveceros de Hijos de Rivera, fiel reflejo de su pasión, su dedicación y su compromiso por brindar el mejor producto a los amantes de la cerveza más exigentes.

ITQI al Sabor Superior 2015

ITQI al Sabor Superior 2015

La gama de cervezas 1906 ha recibido el prestigioso Premio Internacional ITQI al Sabor Superior. El International Taste and Quality Institute de Bruselas le concedió las 3 Estrellas de Oro, la máxima calificación el Superior Taste Award 2015, por su excelente Calidad y por su Sabor Superior a 1906 Red Vintage y 1906 Reserva Especial. Por su parte, 1906 Black Coupage, menos de un año después de su lanzamiento, ha sido destacada con una Estrella de Oro, lo que supone un importante respaldo a esta cerveza dark lager en su primer año en el mercado.

Todas estas cervezas de Hijos de Rivera han obtenido calificaciones cercanas a los 90 y 100 puntos en las cinco categorías que evalúa el jurado de estos premios, que está formado por las instituciones culinarias más prestigiosas de Europa. Entre
ellas, los Maïtres Cuisiniers de Francia y Bélgica, The Academy of Culinary Arts, la Federación de Asociaciones de Cocineros o la Académie Culinaire de Francia.

En el apartado de cervezas, 1906 Red Vintage ha obtenido la máxima puntuación en la categoría Apariencia, con un 100 sobre 100. En el resto de los criterios de evaluación, como Sabor, Cuerpo, Olfato y Primera impresión, ha recibido una alta consideración, con puntuaciones en torno a los 90 puntos y obteniendo una nota global de de 90,9 sobre 100. En el caso de esta cerveza, además, recibe las 3 Estrellas de Oro por tercer año consecutivo, lo que le ha valido para ser reconocida con el premio Crystal Award, que concede esta institución.

En el caso de 1906 Reserva Especial, recibe las 3 Estrellas de Oro con una calificación media de 90,0 puntos en este certamen. En concreto, recibe la calificación más elevada en la categoría Apariencia, con 95 puntos.  Las cervezas 1906 reciben un importante respaldo a nivel internacional con la obtención de estos galardones, que destacan las cualidades de productos de todo el mundo en una cata a ciegas, sin envoltorio o envase y sin ningún tipo de identificación.

Se suman así a la larga trayectoria de reconocimientos obtenida por la gama de cervezas 1906, como es el caso de las Medallas de Oro a la Calidad otorgadas por el  Instituto Monde Selection. O la Medalla de Oro en el World Beer Challenge, uno de los premios más prestigiosos del sector a nivel mundial, que ha galardonado en dos años consecutivos a 1906 Red Vintage.