Archivo de la categoría: Redescubriendo Red Vintage

Recupera tu bicicleta

Bicicletas vintage

Aprender a montar en bici nunca se olvida. Por eso no deberíamos olvidarnos de repararlas. Y más aquellas que han marcado una época y son piezas que merece la pena redescubrir.

Un sonido recurrente allá donde vamos es el timbre de bicicleta. Y es que las dos ruedas vuelven a pisar con fuerza en las ciudades más cosmopolitas.

Cruiser, chopper, plegables… el nuevo paisaje urbano nos sorprende con una amplia variedad de modelos de bicicleta, restaurados, decorados con vinilos, con colores vistosos, adornados con cestas y personalizados con todo tipo de accesorios vintage. Recupera tu vieja bicicleta.

CYCLE CHIC

La bici está de moda y el ciclismo con estilo es una tendencia en boga en ciudades como Ámsterdam, Copenhague, París o Barcelona. Los blogs más influyentes han dado forma al cycle chic, una subcultura dentro del mundo de los pedales que no renuncia a ir a la última, trasladando esas señas de identidad a sus bicis.

Canastro de mimbre, sillín de cuero, colores sorprendentes, vinilos… los accesorios definen la personalidad de los dueños de todo tipo de modelos.

La clave, elegir el que más se adecua a nuestra personalidad, desde las más sencillas de piñón fijo “fixie” (sin freno y con marcha atrás) a las nuevas plegables Bromptons, pasando por los tradicionales modelos holandeses, etc.

TWEED RUN

Las calles del centro de Londres vieron nacer en 2009 una experiencia única, el Tweed Run. Caracterizados con ropa tradicional británica (tweed), los ciclistas recorren la ciudad a lomos de bicicletas, especialmente ejemplares clásicos de época.

Después de Londres, la iniciativa se ha desarrollado en New York, San Francisco, Tokio o Madrid, que el pasado mes de mayo celebraba el segundo Tweed Ride.

CONCENTRACIONES

!Pedalea todos los días, celébralo una vez al mes!. Tras este lema se encuentra el movimiento Masa Crítica, un paseo mensual en bici para reclamar los derechos y deberes del ciclista, promover un modelo de ciudad sostenible y contrarrestrar la hegemonía del tráfico motorizado.

El fenómeno surgió en 1992 en San Francisco y hoy se celebra en todo el mundo. Los seguidores barceloneses se reúnen cada primer viernes de mes.

Además de quedadas, las celebraciones y festivales proliferan cada vez más. Buena muestra de ello es el Festival con B de Bici que organiza el colectivo Biernes. Un certamen multicultural con música, exhibiciones, slow races y mucho más.

IMPRESCINDIBLES

Retrocycle
Avantum
Ramonas Barcelona
By Bike City
Pavé
Citybici
Hoodbikes
Revista Ciclosfera
Cycle Chic
Hospital de Bicis
Dalepedales
Ciclosnoviciado

La vuelta del Lindy Pop

Redescubriendo el Lindy Pop

Esa canción lenta, ese primer contacto, aquella primera pareja de baile, ese runrún que corre cuando bailas pegado. El Lindy Hop es una de esas cosas que merece la pena redescubrir.

Las noches de Manhathan se viven a ritmo de swing. Un reportaje publicado recientemente en el diario New York Times se hace eco de una moda que en los últimos años no ha hecho más que extenderse. Y sabido es que lo que se cuece en la Gran Manzana, suele ser un buen indicador de lo que va a ser tendencia en todo el mundo.

New York ha recuperado un baile que nació en sus entrañas tras la Gran Depresión del 29, concretamente en la pista de baile del Savoy Ballroom situado en el distrito de Harlem. Era el lindy hop, un estilo que ha vuelto con fuerza.

Los lindy hoppers de hoy tratan de emular a aquellos bailarines que acompañaban las batallas de orquestas hasta el amanecer y que dieron el salto al cine de Hollywood, gracias a éxitos como la legendaria película “Hellzapoppin” (1941).

Pero a diferencia de lo que ocurría en las décadas de los 30 a los 50, los hoppers se mueven ahora lejos de los salones de baile. Los encontrarás en plazas y parques públicos dando rienda suelta a sus habilidades.

RITMO

El Charlestón imperaba a mediados de la década de los años 20, con incorporaciones de elementos del “Texas Tommy”, el “Black Bottom” y el “Cakewalk”. El gran cambio vino con la adopción de posiciones abiertas, lo que se llamó ‘Whip’ o ‘Swing Out’.

La técnica se define en un paso básico de 8 tiempos, en los que los bailarines giran simultáneamente sobre un eje central. Improvisación, creatividad y acrobacias dan forma al lindy hop.

PARA EMPEZAR

Una buena manera de adentrarse en el mundo del lindy hop pasa por acercarse a ver en acción a estos bailarines.

Puedes enterarte de sus quedadas, fiestas, festivales y clandestinas en las webs y blogs de las asociaciones que más ruido hacen como el colectivo Madrid Swing Cats, la Associació de Swing de Barcelona – BCNSWING o la valenciana Spirit of St. Louis, pero hay muchas más.

El siguiente paso, desinhibirse, desempolvar del armario las viejas zapatillas, apuntarse a una escuela de lindy hop y ponerse a bailar.

………………………………………………………….

– Películas: Helzapoppin, de H.C. Potter; Los rebeldes del swing, de Thomas Carter; Malcom-X, de Spike Lee; o Un día en las carreras, de los Hermanos Marx.

– Música: Benny Goodman, Count Basie, Chick Webb o Ella Fitzgerald.

– Festival: Herräng Dance Camp en Suecia, la meca internacional del lindy hop.

Fotografía analógica

fotografiaanalogica

Las fotos antiguas son un tesoro, no sólo por su historia sino también por su técnica artística. Sin duda, es una tradición que merece la pena redescubrir.

¿Quién no ha hecho sus pinitos en el retoque de imágenes para darles un efecto envejecido, colores retro, con bordes negros, marcos Polaroid…? El fenómeno Instagram ha hecho que volvamos la vista sobre la fotografía analógica o, por lo menos, podamos emular fácilmente la estética que asomaba de aquellas instantáneas de los 60 y 70.

En los álbumes de la infancia asoman fotografías, a las que el paso del tiempo ha impreso un color desvanecido, un sabor a nostalgia que se ha convertido en una tendencia, una moda, con sus propias señas de identidad.

En un momento marcado por la inmediatez, Instagram es sólo la punta del iceberg de una forma de inmortalizar y compartir nuestro pequeño mundo detrás del que se esconden otros fenómenos como la lomografía y las clásicas Polaroid.

VUELVE POLAROID

La compañía estadounidense Polaroid revolucionó la fotografía instantánea en los años 50. Su característico marco blanco, el color desvanecido, el formato cuadrado y, sobre todo, el revelado en tan sólo un minuto consiguió atraer la atención de todo el mundo.

En 2008 las películas dejaron de fabricarse, pero la fiebre Polaroid no iba a caer en el olvido. La propia empresa, en plena celebración de su 75 aniversario, lanzaba hace unos meses su propia aplicación para móvil Polamatic.

Más ruido ha conseguido hacer sin embargo The Impossible Project, una iniciativa liderada por Florian Kaps en su intento por evitar la desaparición de las legendarias películas instantáneas.

Tras conseguir producir nueva película para Polaroid, se abrió un nuevo mercado de cámaras, rarezas, objetos de culto, accesorios, etc. que se pueden encontrar además de internet en tiendas repartidas por todo el mundo.

The Impossible Project da un paso más y afronta ahora el reto de instalarse en el mercado de los app para smartphone. Su nueva aventura se llama The Instant Lab, una aplicación para iPhone que permite revelar fotografías gracias a un dispositivo en forma de acordeón cuyo diseño no difiere mucho de las antiguas Polaroid.

La fotografía instantánea se ha convertido en un nuevo filón, que no están dejando pasar por alto empresas como Fuji y sus cámaras Intax. Bajo el lema “dispare y vea los resultados impresos al instante”, una amplia gama de cámaras que revelan en unos segundos nuestras imágenes.

LOMOGRAFÍA

La regla de oro del lomógrafo: “¡No pienses, dispara!”. Y fieles a esa filosofía legiones de seguidores que han hecho de esta revolución analógica una forma de vida. Reconocerás las fotografías tomadas con cámaras lomográficas o lomo de 35mm por la distorsión en los bordes (viñeteado) y los colores saturados, que les dan ese aire retro.

Desde que en 1991 unos estudiantes austriacos redescubrieron la LOMO LC-A rusa, nacía un nuevo modo de entender la fotografía analógica, con encuadres imposibles, imágenes desenfocadas y disparos poco comunes.

El lomolifestyle tiene sus propias embajadas, quedadas, exposiciones o concursos. Las app de telefonía no se han quedado atrás y se pueden conseguir efectos lomográficos en fotos tomadas con los móviles gracias a aplicaciones como Hipstamatic.

Los 50, años de desarrollo

Fábrica de Cerveza - Redescubriendo 1906

Hay pequeños secretos que despiertan la admiración de los más entendidos. Leyendas que regresan para quedarse. Piezas de culto que siempre merece la pena redescubrir.

Después de unos adversos años 40, la apertura económica experimentada por España en la década posterior influyó de forma decisiva en la evolución de la producción de la fábrica de La Estrella de Galicia.

Tras el parón general producido por las guerras Civil y Mundial entre 1936 y 1950 se inicia un profundo proceso de remodelación, automatizando la mayor parte de los procesos de producción, desde la elaboración al embotellado, lo que supone el adiós definitivo a los métodos artesanales en la búsqueda de un producto estable de características propias.

En los 50 se desató el consumo de cerveza tras las penurias de la posguerra, fenómeno estimulado por lo atractivo de los envases.

Especialmente durante la primera mitad de la década, asistimos a un importante incremento de las ventas así como de la capacidad productiva, impulsada por diversas inversiones en la renovación de la planta.

Durante esta época se estimuló la competencia entre las empresas cerveceras y se afrontaron mejoras con el objetivo de ampliar el mercado tradicional y de llegar a lugares desabastecidos en la postguerra.

A principios de los 60, la familia Rivera mejora la ventaja competitiva en la organización del mercado cervecero mediante la adquisición de un nuevo camión, especialmente diseñado para alojar las cajas de cerveza, con lo que el conjunto de la distribución alcanza ya el tamaño de una pequeña flota.

Nostalgia del Super 8

Cámara Super 8

Carretes que guardan retales de nuestras vidas. Momentos robados desde una de las primeras cámaras domésticas, son recuerdos que merece la pena redescubrir.

Una cámara Bell & Howell de 8 mm registró el asesinato de John F. Kennedy el 22 de noviembre de 1963. La filmación doméstica de Abraham Zapruder dio la vuelta al mundo y es, sin duda, uno de los documentos en Super8 más famosos de la historia.

Bajo el reclamo “Filmar es fácil”, Eastmann Kodak popularizó el formato Super8 en los años 60.

Película en cartucho de quita y pon con capacidad para 15 metros, filtro de día para asegurar la correcta exposición con cualquier tipo de luz o la automatización de tareas hizo que cualquier aficionado y neófito se pusiese detrás de los llamados “tomavistas”.

El boom del Super8 se desinfló en la década de los 80 con la aparición de las cámaras de vídeo. Sin embargo, incipientes cineastas y nostálgicos impidieron su completa desaparición para suerte de muchos, que ven ahora como el Super8 vive una segunda juventud.

RECUPERAR LA EMOCIÓN

Las claves de este resurgir se encuentran en la forma en que la cámara capta la luz, los colores vibrantes o la cantidad de grano en las imágenes. No en vano, proliferan las aplicaciones que tratan de conseguir digitalmente ese efecto de película envejecida.

Una de las apps más famosas para iPhone y otros dispositivos Apple la firma Paramount y Super 8™ y permite grabar vídeos que simulan el efecto del formato Super8.

Directores como Steven Spielberg, J.J. Abrams, Larry Fong y otros responsables de la película Super8, descubren en el documental “The 8mm Revolution” todo lo que hay que saber de este emblemático formato.

DISTRIBUCIÓN

Pese a que los principales fabricantes dejaron de producir cámaras de Super8, circulan ejemplares por todo el mundo, que se pueden adquirir en tiendas especializadas o a través de la red.

La barcelonesa Chandal, además de venta de cámaras, proyectores o cartuchos, revela y digitaliza viejas películas en Super8. La tienda online Cámaras de colores ofrece una amplio catálogo de productos, entre ellos más de 1500 piezas de aparatos fotocinematográficos, cámaras decoradas, etc.

LOMOKINO

La popular marca Lomography daba un paso más en la recuperación del Super8. Hace unos meses sacaba al mercado Lomokino, una cámara de cine 35mm de sencillo uso.

Para grabar pequeños cortos sólo tienes que cargar el rollo y girar la manivela para rodar películas de 144 fotogramas. El resultado se puede ver al momento gracias al visor LomoKinoScope.

Los interesados pueden digitalizar las películas conectando a través de su smartphone con el LomoKino Smartphone Holder.