Buscar por:

Diego Amador Trío y Llibert Fortuny

19/06/2014
22:30 h.
Teatro Lara, Madrid
Corredera Baja de San Pablo, 15.
13 €

 

Diego Amador Trio y Llibert Fortuny

Un concierto muy especial para clausurar, el 19/06, el VII Ciclo 1906 de Jazz en el Teatro Lara de Madrid. La unión de dos titanes del jazz español con, a priori, intenciones y sonidos muy diferentes: el pianista y cantaor Diego Amador y el saxofonista Llibert Fortuny. Se conocieron en un homenaje al productor Mario Pacheco, muy importante en las carreras de ambos por separado. Y el flechazo, como decía aquella canción, fue instantáneo.

Diego Amador, sevillano, hermanísimo de los Pata Negra Raimundo y Rafael, se pasea con naturalidad entre la bulería y el bop. Llibert Fortuny, nacido en Canarias pero criado en Cataluña, es seguramente el saxo tenor más libre del jazz español. Juntos, Diego Amador Trío y Llibert Fortuny construyen una fusión intransferible, alejada de lo que habitualmente identificamos como “flamenco-jazz“.

Diego Amador: piano y cante
Llibert Fortuny: saxo
Israel Varela: batería
Jesús Garrido: bajo

Sobre el artista

Diego Amador – piano
Llibert Fortuny – saxo
Israel Varela – batería
Jesús Garrido – bajo

Amador y Fortuny son la cara y la cruz del lenguaje musical. Miembro de una familia gitana que no necesita presentación, el pianista es un ilustre ejemplo de las cotas a las que puede llegar un autodidacta. Curtido primero en la guitarra, más tarde baterista de Pata Negra y por fin sentado al piano y aportando el sentimiento de su cante, Diego Amador respira a partes iguales flamenco y jazz sin papel pautado de por medio.

Por su parte, “Un circ sense Lleons” (Nuevos medios 2004) fue el sorprendente y aclamado álbum de debut del joven saxofonista Llibert Fortuny tras haber cosechado un Suma Cum Laude en la Berklee College of Music. A pesar de haberse formado en los secretos de la mejor tradición jazzística, es también notoria su versatilidad con los diversos palos del flamenco y sus reinvenciones actuales, como atestigua su destacada participación en el proyecto New Flamenco Sound de Chano Domínguez.

La compenetración de Amador y Fortuny sobre el escenario borra por completo los diferentes caminos que ambos han transitado hasta converger. No importa si los espíritus evocados sean los de Bill Evans o Camarón, si el ritmo viene marcado por el swing o las bulerías. Lo suyo no deja lugar a dudas: es una lección soberbia de puro instinto musical.