Buscar por:

Chano Domínguez en Jazz Filloa (Coruña)

21/05/2019
22:00
15€

 

En su nueva aparición dentro del ciclo 1906, el gaditano va a tener junto a si a su fiel escudero Guillermo McGill, uruguayo, de Montevideo, apasionado por el jazz y el flamenco, maestro en ambos géneros, con una extensa y variada discografía y un método de cajón flamenco a su nombre; y Martín Leiton,canario, joven, autodidacta, profesor de Fundamentos de Composición en el Taller de Músics ESEM.

A destacar el concierto de apertura, en el que Chano estará secundado excepcionalmente por su sexteto de las grandes ocasiones y con el que tendremos la oportunidad de rememorar aquella formación con la que deslumbró a medio mundo en la película Calle 54 de Fernando Trueba. Blas Córdoba, al cante; Daniel Navarro, al baile; “Bandolero”, al cajón; Javier Colina, al contrabajo; y Guillermo McGill, a la batería. Como para perdérselo. Cuenta Chano de cuando niño sentado a la puerta de su casa, en el barrio gaditano de Astilleros, viniéndole la voz de la Niña de los Peines, por una oreja, y el piano de Thelonious Monk, por la otra. Con esto, que el chaval creció con el corazón partío entre la cosa flamenca y el jazz, Monk y la de los Peines, y de esa confrontación surgió convertido en pianista sui generis, con ese caminar tan suyo que le lleva a discurrir por entre el flamenco, el jazz y ese algo que no es ni lo uno ni lo otro, sino otra cosa que le pertenece solo a él: “no diría que hago fusión sino mi música, así, sin etiquetas”.

Su primera experiencia profesional fue con un conjunto de rock sinfónico, Cai. Lo siguiente, su participación en la primera Muestra de Jazz para Jóvenes Intérpretes celebrada en Mallorca, con Hixcadix. El mundo del jazz descubrió a Chano Domínguez pianista, compositor, y muchas cosas más; alguien capaz de tocar a Monk como si fuera la Niña de los Peines, y a Marta Valdés como si fuera una cantante de jazz. Desde entonces, su carrera es un continuo ir hacia delante, de sus primeros tríos a su septeto de “Mira como viene”/”oye como viene”, el “New Flamenco Sound” (“NFS”) o sus colaboraciones con Tito Alcedo, Martirio, Gerardo Núñez, Carmen Paris, Niño Josele, Paquito d´Rivera o Wynton Marsalis, para quien Chano es “un clásico en lo suyo, tanto como lo son Thelonious Monk o Bill Evans en el jazz”.

Sobre el artista

En su nueva aparición dentro del ciclo 1906, el gaditano va a tener junto a si a su fiel escudero Guillermo McGill, uruguayo, de Montevideo, apasionado por el jazz y el flamenco, maestro en ambos géneros, con una extensa y variada discografía y un método de cajón flamenco a su nombre; y Martín Leiton,canario, joven, autodidacta, profesor de Fundamentos de Composición en el Taller de Músics ESEM.

A destacar el concierto de apertura, en el que Chano estará secundado excepcionalmente por su sexteto de las grandes ocasiones y con el que tendremos la oportunidad de rememorar aquella formación con la que deslumbró a medio mundo en la película Calle 54 de Fernando Trueba. Blas Córdoba, al cante; Daniel Navarro, al baile; “Bandolero”, al cajón; Javier Colina, al contrabajo; y Guillermo McGill, a la batería. Como para perdérselo. Cuenta Chano de cuando niño sentado a la puerta de su casa, en el barrio gaditano de Astilleros, viniéndole la voz de la Niña de los Peines, por una oreja, y el piano de Thelonious Monk, por la otra. Con esto, que el chaval creció con el corazón partío entre la cosa flamenca y el jazz, Monk y la de los Peines, y de esa confrontación surgió convertido en pianista sui generis, con ese caminar tan suyo que le lleva a discurrir por entre el flamenco, el jazz y ese algo que no es ni lo uno ni lo otro, sino otra cosa que le pertenece solo a él: “no diría que hago fusión sino mi música, así, sin etiquetas”.

Su primera experiencia profesional fue con un conjunto de rock sinfónico, Cai. Lo siguiente, su participación en la primera Muestra de Jazz para Jóvenes Intérpretes celebrada en Mallorca, con Hixcadix. El mundo del jazz descubrió a Chano Domìnguez pianista, compositor, y muchas cosas más; alguien capaz de tocar a Monk como si fuera la Niña de los Peines, y a Marta Valdés como si fuera una cantante de jazz. Desde entonces, su carrera es un continuo ir hacia delante, de sus primeros tríos a su septeto de “Mira como viene”/”oye como viene”, el “New Flamenco Sound” (“NFS”) o sus colaboraciones con Tito Alcedo, Martirio, Gerardo Núñez, Carmen Paris, Niño Josele, Paquito d´Rivera o Wynton Marsalis, para quien Chano es “un clásico en lo suyo, tanto como lo son Thelonious Monk o Bill Evans en el jazz”.

 

Otras fechas