Crecimiento e innovación

Fábrica de Estrella Galicia - 1906

21 de abril de 2014

1970, crecimiento

En marzo de 1971 se comenzó a producir con normalidad en las instalaciones de la nueva fábrica en polígono industrial A Grela y ya en 1972 se trasladó todo el proceso de producción cesando por completo las cocciones en Cuatro Caminos.

En la antigua fábrica de Cuatro Caminos se mantiene una cervecería emblemática, en la que hoy en día se sirven casi dos millones de cañas al año, siendo un sitio de obligada visita en la ciudad de La Coruña.

A lo largo de los años 70, se llevaron a cabo fuertes inversiones en tecnología con el objetivo de incrementar la capacidad productiva de la nueva fábrica en respuesta a una demanda que no paraba de crecer. Junto a estas inversiones, la compañía desarrolló nuevos mecanismos de distribución y mercadotecnia, además de incorporar un departamento de I+D y diversificar la producción.

Años 80, innovación

Los años 80 destacan especialmente por el impulso de la investigación y el desarrollo enfocados, tanto a mantener unos estándares de calidad excepcionales en todo el proceso de elaboración de la cerveza, como al lanzamiento de nuevos productos.

Uno de los cambios más representativos fue la introducción de la cerveza en lata, un producto que rápidamente se incorporó a la vida cotidiana de los consumidores. Además, en 1980 comenzó como novedad la distribución de la botella no retornable tipo handy en packs de cartón de seis botellas.

Entre los resultados de esta estrategia se produjo la introducción en el mercado gallego en 1982 de las primeras cervezas “extra”, con una presentación más cuidada y niveles superiores de calidad. Hasta el momento las únicas variedades fabricadas eran la embotellada estándar tipo pilsen, la especial y la de barril.

Otro logro fue el desarrollo de una cerveza sin alcohol, una variedad que obtuvo una muy buena aceptación inicial a fines de los 80 y que se consolidó en los 90 con la producción de cerveza a presión sin alcohol envasada en barriles de 30 litros.

Pero uno de los hitos más destacables en la década de los 80 fue la celebración del 75 aniversario de la compañía en 1981. La campaña de publicidad y la serie de actos conmemorativos desarrollados ese año dejaron huella entre los consumidores. Como curiosidad, el Deportivo de la Coruña celebraba también su 75 aniversario y algunos de los actos se organizaron en común, generando una asociación entre cerveza y deporte que aún llega hasta nuestros días.