Un barrio moderno y cool. Eso es Chueca. Joaquín y Benjamín charlan del orgullo de este barrio en el bar Palosanto.

PALOSANTO

Plaza de Chueca, 8, 28004 Madrid

Chueca

Joaquín Sabina y Benjamín Prado, caminan por Chueca, uno de los barrios que más cautivan y que mejor recuerda el cantante. El Bar palosanto los recibe. Nosotros los estábamos esperando con las 1906 bien frías. Rápidamente, la charla se desanuda.

Joaquín Sabina: Fíjate por ejemplo, el barrio y los barcitos y las tiendecitas de Chueca, yo soy bastante mayor que tú pero recuerdo muy bien cuando Chueca, la plaza principal, era un lugar de yonquis, estaba absolutamente dejado de la mano de dios y vino el colectivo LGTB y ha hecho un barrio moderno, cool, casi neoyorquino. Me parece que fue una influencia absolutamente benéfica

Benjamín Prado: Bueno, es que yo creo que este barrio de Chueca, yo lo había visto un montón de veces, pero fuera de España, en otros países. Lo había visto en Londres, lo había visto en Francia, lo había visto en Nueva York, y verlo aquí, la verdad es que fue un impacto.

Joaquín Sabina: Y, a través de Chueca, todo lo que se ha transformado el orgullo en Madrid, la última celebración, fue realmente impresionante.

Benjamín Prado: Es un barrio reivindicativo. Este nuevo Chueca tiene un aire de libertad, un aire de combate. Ha sido muy grato ver cómo se iba cuajando, cómo se iba formando.

Joaquín Sabina: Y cómo el resto de la ciudad y la sociedad española en general, se la ha tenido que tragar, y están encantados, todo el mundo.

Benjamín Prado: Entonces, viva Chueca.

Joaquín Sabina: A mí me parece un barrio fantástico.

Benjamín Prado: Como este bar y esta cervecita.

Joaquín Sabina: Yo, cuando era joven, hacía aquí la ruta de los afterhours y yo escribía mucho aquí, he escrito no recuerdo muy bien qué canción porque si la recordara, no sería ni Chueca, ni yo sería yo, ni los años ochenta serían los años ochenta… Tú eras muy de afterhours también.

Benjamín Prado: Sí, yo he andado por aquí bastante. He venido mucha veces con Pedro Cerolo, santo por lo civil, un tipo maravilloso con el que he venido a cenar varias veces. Era una maravilla estar con él y ver cómo él; que sabía perfectamente que era uno de los héroes de esta historia…

Joaquín Sabina: Ahora tiene su propia plaza.

Benjamín Prado: Pocas veces alguien hace tanto por un barrio como hizo Pedro Cerolo por éste.

Joaquín Sabina: Por un barrio y por Madrid en general..

Ahora los dos levantan sus 1906 y beben como si acabaran de brindar por el recordado Pedro..

La charla continua aunque, mejor que leerlo aquí, sería tomando esa cerveza escuchándolos a ellos.

Que disfrutes.