Crónica de Gabacho Maroconnection. Madrid, Café Berlín. 8 de mayo de 2014

Gabacho Maroconnection Café Berlín VII Ciclo 1906 Jazz

13 de mayo de 2014

Fotos: Jaime Massieu. Texto: Luis Miguel Flores.

Gabacho Maroconnection: conexión mediterránea

Nacida de los más jazzy e hispano-galos Gabacho Connection, desde hace dos años el prefijo Maro añade a esta numerosa formación -ya son ocho- muy literalmente, un par de músicos marroquíes. Bueno, más que añadir, hay que decir claramente suma. Porque el concurso específico de sus percusiones, los cantos gnawa o la sonoridad de instrumentos africanos como el guembri (o sintir) y el ngoni han disparado al colectivo en numerosas direcciones sonoras. Lo confirma el propio cerebro gris de esta “conexión”, el batería Vincent Thomas: “Lo nuestro, más que jazz, es world music”.

Y vaya si lo es. El concierto en el CaféBerlín arranca con los 8 músicos -comandados por Hamid Moumen, uno de los 4 vocalistas- entonando “Balini”, un canto gnawa (en su origen, música sincrética Musulmana de origen subsahariano destinada al trance místico) que bien puede torcer el gesto de la “policía del jazz”pero estádestinado a esas mentes que síestán dispuestas a dejarse abrir. Si se abren bien, podrán disfrutar de “Camel”, ese crescendo que arranca jazzy, acaba desembocando en el quejío flamenco de Antonio Lizana y va rematado por un fabuloso dúo de saxos: el tenor del propio Lizana y el alto de Charley Rose. Magia.

A partir de ahícomienza el baile, y la sonrisa se instala hasta el final del concierto. Hamid y Jawad Jadli comparten voces en la irresistible (las caderas se disparan) “Sonríe Ana”. Sí, cantan en árabe, pero el título viene del parecido fonético con el estribillo. “Lamma Bada”, en cambio, arranca con un canto extremadamente solemne de Jawad (envuelto en los teclados atmosféricos de Willy Muñoz) y crece con la cadencia andalusídel solo de saxo alto.

En “Moossaui”destaca el impresionante solo de batería de Vincent y la coda de Fred Faure a la voz y al n’goni, instrumento de cuerda de África Occidental con caja de resonancia en forma de calabaza. La guinda del primer pase es la irresistible “Allah Moulena”(hit imparable en un mundo ideal). Hamid Moumen saca el guembri (un laud bajo de 3 cuerdas cubierto con piel de camello) y se lía parda. Tonto (o sordo) el que no cante y baile.

Segundo pase agitado por el doblete “En Cádiz”+ “NCai”. Un constante ir y venir entre ambos lados del Estrecho de Gibraltar. Ejemplo inmejorable de la fusión mediterránea de Gabacho Maroconnection, que estalla en colorista funk africano. Los marroquíes abandonan el escenario y Thomas recoge con un solo de registro afrobeat que nos interna en el festival de “Minotaure”. Una -perdón por la obviedad- laberíntica y muy hermosa composición del bajista Eric Oxandaburru. Punto álgido del concierto.

De ahí a un reggae mediterráneo (que desmerece un tanto frente al resto del repertorio) y a una apoteosis afrocubana de muchos quilates: “Boulila”. Casi una descarga que culmina Fred Faure pertrechado con su djembé. Primero entre el público y después arrodillado ante su compañero Jawad Jadli. Djembéversus darbouka como broche a una exhibición de ritmo global, de conexión mediterránea, de jazz (muy) abierto de orejas. Y ni rastro de la jazz police, oigan.

Set List

Primer pase
Balini
Camel
Sonríe Ana
Lamma bada
Moossaui
Allah Moulena

Descanso

Segundo pase
En Cádiz / N’Cai
Minotaure
Reggae
Boulila

Bis
El Jadda