Conversaciones con… Carlos López. Programador del Ciclo 1906 de Jazz

Carlos López Quartet: gira española

1 de septiembre de 2014

Entrevista: Luis Miguel Flores

Inaugura nuestra sección de entrevistas Conversaciones Con… Carlos López, el Director Artístico y Coordinador Musical del Ciclo 1906 de Jazz. Es el máximo responsable de que algunos de los más prestigiosos escenarios del jazz nacional reciban a figuras internacionales del género, artistas con gran proyección y, por supuesto, los mejores y más interesantes músicos de jazz de España en ese Ciclo 1906 que ya ha cumplido con notable éxito su VII Edición en 2014 y se enfrentará a la VIII el próximo 2015. Además de programador, Carlos López  Blanco es compositor, profesor de música y músico, concretamente batería, en proyectos como The Last Minute Experience. Hemos hablado con él sobre el pasado, el presente y el futuro del Ciclo 1906 y de la situación del jazz en nuestro país.

¿Qué balance haces del VII Ciclo 1906 de Jazz?
Otro año mas todo ha salido todo muy bien y la respuesta del público ha vuelto a ser formidable. Creo que hemos vuelto a disfrutar de una serie de conciertos con una calidad tremenda.

¿Y de los 7 años de ciclo en general?
El balance general es sin duda muy positivo. El Ciclo 1906 es un festival que evoluciona y crece cada año, esto hace que siempre estés alerta y que la motivación se renueve en cada edición. Para mi estar involucrado de forma tan directa en este proyecto es una experiencia muy intensa y gratificante al mismo tiempo. Hacerse cargo de la producción del ciclo no es sencillo por la gran cantidad de giras que hay que organizar, coordinar todo lo necesario para que se lleve a cabo (viajes, hoteles, backline…..), y otros mil detalles que el público desconoce; pero por otro lado ser testigo durante 7 años de conciertos tan especiales y disfrutar viendo como la gente disfruta hace que olvides rápidamente todo el esfuerzo previo.

¿Cómo ha cambiado el ciclo en este tiempo?
Es un festival que ha ido creciendo un poquito mas en cada edición. Siempre con un paso lento pero seguro se han ido añadiendo ciudades, clubes y teatros. Esto ha hecho que cada año lleguemos a mas gente y que la programación también vaya creciendo y ampliando su oferta en cada edición.

¿Qué criterios sigues para programar?
Uno de los objetivos que me marco cada año es contar con una programación equilibrada entre artistas nacionales e internacionales,. En ambos casos me fijo en cuales son las formaciones que acaban de sacar disco y que pueden tener buena acogida por parte del público. En el caso de programar artistas internacionales, ayuda mucho que ya estén de gira por Europa en primavera, que es cuando se desarrolla el ciclo. A partir de ahí valoro las de mayor calidad y las que pueden crear una mayor repercusión, además de priorizar las que mas se ajustan a nuestra filosofía y por supuesto las que son viables económicamente.

Has logrado traer al ciclo a grandes figuras internacionales del jazz como Brad Mehldau, Avishai Cohen, Kenny Garrett, Ron Carter, Joshua Redman, Joe Lovano, Stanley Jordan, Roy Hargrove, Scott Hamilton… ¿A cuál/es de ellos te ha costado más traer?
Sería imposible decir que alguno de ellos ha sido mas complicado que otro. Cada artista tiene sus peculiaridades. Si las agendas cuadran, el caché encaja y se cumplen sus requisitos, todo es posible. Es verdad que cuanto mas grande es el nombre, mas requisitos hay que atender, pero por otro lado también me gustaría añadir que cuanto mas bueno es el músico, mas sencillo es trabajar con el. La humildad y la calidad casi siempre van de la mano.

Hay que decir también que muchos artistas consagrados están acostumbrados a actuar en recintos mas grandes, en comparación con los que forman parte del ciclo. Solo el hecho de explicarles que nosotros apostamos por la cercanía de un club o un pequeño teatro ya les suena a chino. Luego cuando llegan al Teatro Lara de Madrid, al Teatro Principal de Santiago o al mágico Jazz Filloa de A Coruña (donde solo caben 60 personas), se dan cuenta de que estos lugares son mágicos y el contacto con el público es mucho mas especial que en un recinto para 1000 personas.

Creo que desde que el ciclo ha tomado una mayor dimensión y prestigio, la contratación se ha vuelto un poco mas funcional. Cuando empezábamos, casi me tenía que poner de rodillas para conseguir que viniese según que artista a según que tipo de sala.

¿De cuál/es te sientes más orgulloso?
Me siento orgulloso de tener la libertad de programar en igual medida a figuras nacionales e internacionales. Por desgracia, no hay muchos festivales en España que lo hagan, se suelen gastar grandes cantidades de dinero en traer a nombres muy conocidos de EEUU, y luego no se acuerdan de la tremenda calidad que hay en nuestro país. Creo que ese es uno de los grandes méritos del ciclo 1906.

-¿Cuál es tu espinita clavada? ¿A quién/es no has conseguido (aún)?
La espinita clavada es no poder programar todas las propuestas que me llegan. Son tantas y tan buenas, que solo el hecho de escoger unas cuantas cada año es una tremenda responsabilidad. Por otro lado, pienso que el Jazz es un género musical muy extenso y con muchas ramificaciones estilísticas. La lista de grupos o solistas que aun no ha pasado por el ciclo es infinita, aún nos queda mucho jazz por descubrir y disfrutar.

Además, han venido al ciclo artistas internacionales quizá menos conocidos pero de indudable proyección como Now vs Now, Rachel Brotman, The Bad Plus, Robert Glasper, Tineke Postma…
Dudo que The Bad Plus o Robert Glasper sean menos conocidos que Stanley Jordan o Scott Hamilton, lo que pasa es que la crítica de Jazz en este país tiende a ser bastante conservadora y estar siempre una década por detrás de lo que está pasando.

Por supuesto, el ciclo también apuesta de forma decidida por los músicos españoles
Esta es una de las principales pautas a la hora de programar. Me parece genial que desde 1906 se apueste por los grandes talentos que tenemos en nuestro pais. Cuando me preguntas por momentos o conciertos especiales tengo que decir que la mayor parte de ellos los he vivido con músicos nacionales.

¿Cómo ves el presente del jazz en España? Como programador y como músico.
La instauración desde haca casi una década de la enseñanza reglada superior de Jazz ha hecho que cada vez haya mas músicos. Esto es un gran cambio, pero ahora se está acusando la falta de salidas profesionales para todos estos nuevos titulados. El tema de la enseñanza es muy paradójico ya que de nada vale instaurar un ciclo superior si después estos músicos no pueden optar a ningún trabajo formal con dicha titulación. Todo artista necesita un medio para poder desarrollar su obra y su carrera. En España, después de hacer una gira por 7 clubes y un par de festivales, parece que no haya mucho mas que hacer.

¿Qué papel juega en ello el Ciclo 1906?
Pienso que el público y los músicos de Jazz de España necesitaban un ciclo como el que ha creado 1906. Para los músicos es genial que exista una plataforma desde la cual presentar sus propuestas, y para el público es vital que haya una entidad que haga posible todas estas giras y que ayude a difundir este estilo de música.

¿Cómo será o cómo esperas que sea el VIII Ciclo 1906 de Jazz?
Aún no tengo ni la mas mínima idea, ya que de julio a septiembre trato de desconectar, recargar pilas y centrarme en mis otros proyectos que durante el ciclo pasan a un segundo plano. De todas formas te puedo asegurar que en la VIII edición volveremos a disfrutar de esos Pequeños Grandes Momentos 1906 que tanto nos gustan.