Dicciojazz 1906: ¿Qué es el Bebop?

Charley Parker y Dizzy Gillespie

2 de julio de 2014

Texto y lista: Luis Miguel Flores

Estrenamos nuestro Dicciojazz 1906 de términos jazzísticos explicando qué es el Bebop (o Bop a secas). Podemos decir que con su llegada comienza la Era Moderna del jazz. Surgió como contestación al conservadurismo del swing. Su nombre deriva del intento de convertir en onomatopeya las sílabas sin sentido que se utilizan en la técnica del scat (vale, otro día hablamos de ello en el Dicciojazz) o canto sin palabras. Pero sobre todo intenta recalcar el énfasis en el ritmo y la espontaneidad que imprimieron sus más famosos pioneros, que aparecen en la imagen: Charlie Parker, Bird, y Dizzy Gillespie, Diz.

En los primeros años 40 del siglo pasado, las grandes orquestas de swing empezaban a estar de capa caída. Con la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, algunos de sus líderes (como Artie Shaw o Glenn Miller) acabaron alistándose en la Fuerzas Armadas. Y mediada la década casi todas estas formaciones (salvo las de Duke Ellington o Count Basie) eran historia. La Era Swing (encorsetada, incapaz de avanzar) llegaba a su fin. Dos eran sus principales enemigos: una nueva ola de Dixieland (el retorno al jazz de Nueva Orleans de principios de siglo) y lo que se conoció como Bebop.

El origen del Bebop está seguramente en las veladas nocturnas que se producían en dos míticos clubes de jazz de Harlem en la primera mitad de los 40: el Minton’s Playhouse y el Clarke Monroe’s Uptown House. Veladas en las que los participantes experimentaban con la técnica y el tempo. Usando ritmos acelerados y asimétricos, improvisando y sacudiendo las estructuras del jazz. Participantes como el batería Kenny Clarke o el pianista Thelonius Monk, con su estilo sobrio lleno de variaciones y armonías complejas. Pero, sobre todo, el trompetista Dizzy Gillespie y el saxofonista Charlie Parker. Saltándose las reglas para entregarse a frenéticas escaladas de intensidad. Pura revolución que pronto se extendió por todo Nueva York. Y de ahí, al mundo.

Mediados los 40, el cisma entre beboppers y Vieja Guardia era evidente. Louis Armstrong atacaba el nuevo estilo por su excentricidad y esas melodías casi disonantes que impedían bailarlo y hasta entenderlo. Otros, como Coleman Hawkins, se adaptaron a él. Y músicos jóvenes como Fats Navarro, Dexter Gordon o Bud Powell se unieron a la nueva religión propagada por Dizzy Gillespie -muy dotado para el espectáculo- y Charlie Parker, quienes en 1950 grabaron el testamento sonoro del bebop, “Bird and Diz”. Parker falleció en 1955 pero unos años antes, en 1948, uno de sus músicos salió rebotado de su grupo tras una tremenda bronca (por dinero, como no) y se puso a trabajar en nuevas formas que pronto se bautizarían como Hard Bop o Cool Jazz. Se trataba de un tal Miles Davis.

Por aquello de dar ejemplo(s), os dejamos una pequeña Lista de Spotify con 10 clásicos del Bebop:

Etiquetas: