Las Mejores Salas de Jazz de la Historia 2

Cotton Club en Las Mejores Salas de Jazz de la Historia 2

23 de septiembre de 2014

Texto: Luis Miguel Flores

Retomamos nuestro paseo por las mejores salas de jazz de la historia tras la primera entrega. Un paseo por los míticos clubes. Comenzaremos centrándonos en Nueva York con una sala de corta pero trepidante y mítica historia que ya no existe: Cotton Club. Después, otros dos nombres de leyenda que resisten el paso del tiempo: Birdland y Blue Note Club. Rematamos con dos clubes españoles con más de 30 años de historia: el acogedor y singular Jazz Filloa coruñés y un clásico madrileño, el Café Central.

Cotton Club

Cotton Club abrió sus puertas en Harlem en 1923 y permaneció abierto hasta 1935, coincidiendo prácticamente con los años de la Ley Seca y el esplendor mafioso. Después se trasladó al distrito teatral de Manhattan, donde operó entre 1936 y 1940. Pese a ser un club racista –“solo para blancos”– por él pasaron todos los grandes nombres negros del jazz de la época: Duke Ellington (cuya orquesta ejerció de residente en el club desde 1927 a 1930), Count Basie, Louis Armstrong, Billie Holiday, Cab Calloway… Entre su público se contaban por docenas las celebridades, los políticos y los artistas. Además de albergar grandes conciertos de jazz, el Cotton Club se hizo especialmente famoso por sus revistas musicales. Francis Ford Coppola lo inmortalizó en la película de igual nombre de 1984.

Birdland-1960

Irving y Morris Levy y Oscar Goodstein abrieron Birdland el 15 de diciembre de 1949 en el 1678 de Broadway. El club debe su nombre a Charlie Parker alias Bird, entonces ya una estrella, que actuaba allí con regularidad. Un neon anunciaba en su fachada aquello de “Birdland, Jazz Corner of the World” y dentro había sitio para unas 500 personas y una orquesta completa. John Coltrane (“Live At Birdland”) o Art Blakey (“A Night At Birdland”) grabaron allí míticos discos en directo; Miles Davis, Thelonius Monk, Dizzy Gillespie, Bud Powell, Stan Getz y Lester Young pisaron su escenario; Frank Sinatra, Ava Gardner, Gary Cooper, Marilyn Monroe y Marlene Dietrich fueron clientes habituales; el compositor George Shearing le dedicó su gran “Lullaby of Birdland” en 1952. Por no hablar del “Birdland” de Weather Report. En el 65 la bancarrota acabó con el local. En 1985 John R. Valenti reabrió Birdland en el 2745 de Broadway. Michael Brecker, Pat Metheny, Diana Krall o Tito Puente ya han probado esta versión 2.0 que permanece abierta.

bluenote2

Como también resiste el Blue Note Jazz Club en Greenwich Village. Danny Bensusan lo inauguró el 30 de septiembre de 1981 con un concierto del quinteto de Nat Adderley. Programa todos los días y tiene franquicias en Tokio, Nagoya y Milán. En su trigésimo aniversario, 2011, se celebró el primer Blue Note Jazz Festival con 80 actuaciones en 15 clubes neoyorquinos. El club gestiona también un sello discográfico, Half Note Records, que edita discos en directo grabados allí. De momento se han editado referencias de Avishai Cohen, Elvin Jones, Jeff Tain Watts y James Carter entre otros

Foto-FILLOA

El caso de Jazz Filloa, en la Rúa Ciega de A Coruña, es el de una labor de amor. Antonio Rodríguez y Alberto Mella (dos pioneros del jazz de la ciudad gallega) la fundaron a dúo en 1980. Poco ha cambiado en su esencia en estos 34 años, y por el escenario del club han pasado Lou Bennett, Joe Farrell o Joe Henderson. Siguen contando con una programación muy activa para un aforo íntimo (de unas 60 personas) que permite experimentar el jazz muy de cerca.

Cafe Central fachada

Según la web del Café Central de Madrid (situado en la Plaza del Ángel), en 2012 cumplieron 30 años y, sobre todo, más de 10800 conciertos. El clásico café madrileño (también restaurante) sigue programando actuaciones de jazz todos los días. Por su escenario han pasado Tete Montoliu, Brad Mehldau, Wynton Marsalis, Paquito D’Rivera, Lou Bennett, Lee Konitz, Art Farmer, Don Pullen, Randy Weston