Nik West en el Teatro Lara: torbellino azul

Nik West Teatro Lara

14 de marzo de 2017

Fotografías: Jaime Massieu
Texto: Pablo Luque

Cuando la semana empieza bien es más fácil afrontarla, o por lo menos, se hace un poco más llevadera. Nadie dice que los lunes sean su día favorito, pero no es muy osado decir que los presentes anoche en el Teatro Lara de Madrid salieron con una sonrisa y un ánimo mucho más elevado de lo habitual para un primer día de semana ventoso y frío. La feliz culpable fue Nik West.

Nik West Teatro Lara

Se daba el pistoletazo de salida a la décima edición del ciclo 1906, un proyecto musical muy cuidado que comenzó basándose en el jazz pero que fue ampliando sus registros con el paso de los años.  Esta serie de conciertos, que se desarrollarán hasta junio, aúna a músicos con propuestas transversales y con personalidad; en ese sentido, la elegida para la primera fecha del ciclo 1906 cumplió con todas las premisas.

Nik West, originaria de Phoenix, Arizona, ha sido descrita como “la Lenny Kravitz del funk” y fue una alumna aventajada de Prince (con el que colaboró en varias ocasiones), aunque la virtuosa bajista de cresta azul ya vuela sola y vuela bien alto. Se presentó en el Teatro Lara para ponerlo patas arriba con una personal combinación de funk, rock, pop y jazz. Arropada por una banda de altísimo nivel formada por Hubie Wang (guitarra), Clifton Williams (teclado), RJ Norwood (batería) y las carismáticas coristas Ander Sauer y Demann Crawford, Nik West pudo lucir su sugerente voz y su técnica impecable con el bajo eléctrico.

Nik West Teatro Lara

Se metieron al público en el bolsillo ya con la primera canción, y desde ese momento nadie dejó de sonreír. Nik y su banda hicieron un repaso de sus temas y versiones más famosas como “I’m shaking”, “Forbidden fruit” o el último single “Bottom of the bottle”, que formará parte de su nuevo disco a editar el próximo verano. Contagiado por el groove, el público no pudo permanecer quieto en el patio de butacas del Lara; tampoco en los palcos, donde la gente acabó bailando y cantando al unísono muchos de los temas.

Nik West Teatro Lara

En los bises, Nik apareció por sorpresa en la platea del teatro, ejecutando slaps con su bajo mientras todo el mundo en pie la arropaba y animaba. La noche se cerraba con homenaje y dedicatoria al maestro Prince “Prince, thank you for let me be myself”, añadía Nik West justo antes de dar por finalizada una “Kiss” ejecutada a la perfección y con toda la sala cantando a cappella sus versos finales. Vellos de punta. Después de unas piruetas propias de gimnasia rítmica y una outro instrumental, Nik y su banda se retiraron entre los aplausos de una sala rendida a su talento y su carisma.

Todos los presentes se quedaron con ganas de más, fuera del Lara seguían como en una nube de felicidad y buen rollo, deseando por primera vez que un lunes no terminara.