Patricia Kraus, la voz de las divas en el Clavicémbalo

Crónica Patricia Kraus, Clavicémbalo. 27 de noviembre de 2015. Festival de Jazz de Lugo

28 de noviembre de 2015

Texto y fotos: Javier Fraiz

Patricia Kraus prueba su elasticidad. Su voz es torrencial, elegante en los graves y muy vigorosa en esas escalas más altas a las que conduce la canción, cuando el oído está inerme. Tensa las comisuras, frunce la sien y exige a la garganta. El pianista Gherardo Catanzaro realza una atmósfera honesta e intimista. La artista defiende con estilo un repertorio de listón alto. Grandes voces de la historia de la música aparecen encarnadas en su actuación. Es como si desfilaran las musas y en el escenario la española reprodujera la banda sonora de una generación, con una versatilidad asombrosa.

Kraus desgrana en el XXV Festival de Jazz de Lugo varios de los temas que señalan sus últimos derroteros, con una trilogía de homenaje a iconos del blues, jazz y soul al que puso punto y aparte el último disco, “Divazz”. Desde el “Fine and Mellow” de Billie Holiday a hondos blues de Janis Joplin, como “Little Girl Blue”, o el “(You make me feel like) A Natural Woman” que Aretha Franklin convirtió en un canon.

Crónica Patricia Kraus, Clavicémbalo. 27 de noviembre de 2015. Festival de Jazz de Lugo

En el club Clavicémbalo de Lugo, lleno la noche del viernes para esta cita del festival local, suena también “Summertime”, loa a la negritud, y “Love or Leave Me de Nina Simone, una gran voz forjada en la clásica, al igual que Kraus. La española pasaría después un periplo de muchos años entre el pop, la electrónica y la apuesta actual. Y el concurso hace casi 3 décadas en el Festival de Eurovisión. Y el paso por esa factoría televisiva y efímera que fue Operación Triunfo, donde ejerció de profesora.

En marzo saldrá al mercado “Ecos, su próximo trabajo. El estilo girará a ritmos latinos, flamenco y bossa nova, además de revisiones de clásicos como “Alfonsina y el Mar”, de Mercedes Sosa. Lugo disfrutó del “estreno mundial” de esta versión, destacó la artista. La noche incluyó temas de composición propia, en castellano: “Días de Invierno” y “Qué va a ser de mí”. Selló la comunión con el público, casi para cerrar, el “No Woman no Cry” de Bob Marley, convertido en una balada, con el coro del público y el canto poderoso de Patricia Kraus para enfatizar ese deseo que proclama la canción y propugna la buena música: “Everything’s gonna be all right!”.