Toni Mora Quartet cerrando #másquejazz 2017

Toni Mora Quartet en el Jazz Filloa

31 de julio de 2017

 

Texto e imágenes: María Nieto Díaz

El Festival MásQueJazz 2017 cerraba sus puertas el pasado sábado con el concierto de Toni Mora Quartet en la Sala Jazz Filloa, uno de esos reductos donde la cerveza 1906 siempre está fría y el jazz suena mejor que nunca, parada obligada para todos aquellos que consideren los standard y los intérpretes virtuosos una necesidad imperiosa en su vida.

Toni Mora Quartet Jazz Filloa MásQueJazz 2

El cuarteto subía al escenario con un primer tema extenso y lleno de cambios de ritmo, marcadamente jazz y en el que batería brilla como el sol, una versión maravillosa de Miles Davis que servía para romper el hielo y dar paso a “Beyond the Words”, el último disco del artista y primer tema propio de la noche, con un cierto toque swing que permitió a César Latorre demostrar la agilidad de sus casi volátiles dedos al piano.

Con “People moving to mars” la temperatura de la sala comienza a subir. Los dedos de mora se deslizan sobre las cuerdas de la guitarra con una sutileza asombrosa, arrancando agudos y graves en perfecto contraste y armonía mientras el contrabajo de Pere Loewe se convierte en una cascada de agua tibia con su sonido, casi meloso.

Toni Mora Quartet Jazz Filloa MásQueJazz 3

“The hairdresser’s daughter”, otro de los temas del Nuevo trabajo de Mora, permite a Rodriguo Ballesteros demostrar su talent innato a la batería. Acariciando los platos con sutileza, consiguiendo arrancar a cada caja un sonido casi imperceptible que dota de cuerpo a la composición.

Mora, que aprovecha cada solo de sus compañeros de escenario para beber y mitigar el calor, compuso y grabó “Beyond the Words” en Bélgica, donde reside actualmente. Así suenan “La Teoría del Infinito” y “A Bird in a Turtle”, un tema especialmente significativo, basado en un dibujo que el artista repetía de niño.

Toni Mora Quartet Jazz Filloa MásQueJazz 4

Con uno de los Standard más famosos de Tony Rollins la formación da por concluido un concierto de casi dos horas que ha convertido el ambiente del local en un viaje en el tiempo. Un broche de oro para un festival que este 2017 nos ha deparado momentos absolutamente magníficos: larga vida al Jazz, en todos sus formatos.