Actualidad
Crónica de Ernie Watts, Festival de Jazz de Lugo. 12 de noviembre de 2015

Crónica de Ernie Watts, Festival de Jazz de Lugo. 12 de noviembre de 2015

En escena quedan algunos testigos de cuando el jazz pasaba a la historia cada noche. “Si hay negros que han muerto por esta música, debe de ser muy serio”, decía por entonces Dizzy Gillespie. Ernie Watts (Virginia, 1945), cuyo nombre aparece en más de 500 grabaciones, saxo del Quartet West de Charlie Haden en 7 discos y durante más de una década, aplaude el puente de la sección rítmica y el público del Círculo das Artes de Lugo, persuadido, lo secunda.

Crónica José James, Festival de Jazz de Lugo. 15 de noviembre de 2015

Crónica José James, Festival de Jazz de Lugo. 15 de noviembre de 2015

Era la canción que retrataba las miserias antes de que cayera el telón. El himno protesta con el que Billie Holiday, víctima de un destino cruel y cerril hasta en la muerte (ella agonizando en el hospital en 1959, con apenas un dólar en el banco, la policía porfiando en esposarla por tomar heroína) cerraba los conciertos y descubría la catadura del público. Quienes no aplaudían encarnaban la vileza que denuncia la letra cruda y poética de “Strange Fruit”, un llanto contra la humillación de la población negra durante la segregación racial en Estados Unidos. “Servía para distinguir a la gente normal de los cretinos y los idiotas”, explicó Lady Day en su autobiografía. Aún con el drama de Paris haciendo mella, el mismo tema fue la cima emocional del concierto de José James, heredero en nuestros días de las grandes voces de la música negra. También cerró el repertorio. Sonaba un sample de espiritual góspel que hizo de abrigo, e instruyó al público para que hubiera palmas cada cuatro tiempos. Terminó el momento; el Círculo das Artes de Lugo tembló de la ovación.

Crónica de Rudresh Mahanthappa, Festival de Jazz de Lugo. 10 de noviembre de 2015.

El músico errante que Julio Cortázar captura en El Perseguidor se bajó del escenario para vivir para siempre en los muros (Bird Lives!, rezaron varios grafitis en Nueva York a título póstumo) y en la eternidad de los discos y bibliotecas, donde cada matiz por sucio que parezca contradice el diagnóstico forense de aquel hombre de 34 años que dejó un cadáver anciano: úlcera de estómago, neumonía, cirrosis hepática y un definitivo ataque al corazón pusieron fin al mayor talento de la música del siglo XX . Nadie amplió nunca los márgenes del pentagrama como Charlie Parker. Nadie amplió de tal manera los márgenes de la vida. La profunda “devoción” por Bird, de cuya muerte se cumplen ya 60 años, inspira el último trabajo de uno de los nombres principales del jazz en la actualidad, situado entre la reinvención y la pleitesía del genio. Rudresh Mahanthappa, el mejor saxofonista del momento para la Asociación de Periodistas de Jazz de Estados Unidos, exhibió en el Festival de Jazz de Lugo un muestrario de canciones propias que evocan la impulsividad del genio Charlie Parker.

Crónica Carmen Souza, Círculo das Artes, XXV Festival de Jazz de Lugo. 30 de noviembre de 2015

Carmen Souza contra el frío

Ha caído el telón del Festival de Jazz de Lugo dejando un regusto “sabi”, que quiere decir sabroso en criollo de Cabo Verde, explica Carmen Souza al descifrar la letra que flota en la armonía sensual y pegadiza de “AfriKa”, un canto a la hermosura y al anhelo de progreso del continente (Ayudemos. No perdáis este tesoro. No dejéis que nadie os diga qué hacer). El cierre a la edición número 25 del ciclo espanta la niebla gélida que agarrotaba la ciudad el lunes por la noche. “Sabi es como el pulpo, la tortilla de patatas o los pimientos de Padrón”, continúa.